Aceptando la Diferencia

Chicago, EU de A, 19 de Junio, 2012.
Intermedia Primaria Andrea.
Tema: “Aceptando la Diferencia”

Recibido por Valdir Soares.

Andrea: “¿Qué hace que una melodía sea una melodía? Básicamente es una diferencia de tonos musicales. Si una melodía se hiciera con una sola nota, obviamente no sería una melodía, sino más bien una monótona repetición de una sola nota. Las similitudes y diferencias conforman la melodía con la cual Dios creó al Universo de Universos. Considera la Trinidad: Aunque es un solo Dios, el Creador es diferente en forma única, pues está representado por tres Personas. Las diferencias son lo que nos distingue a unos y otros. Todos poseemos características que nos hacen individuos particulares; todos somos seres únicos, aunque también seamos bastante similares. A pesar de nuestras similitudes, para los Urantianos no es fácil enfrentar las diferencias de otros. ¿Por qué es así?

“El hombre primitivo tenía una preocupación principal en la vida: sobrevivir. Para lograr esto, incesantemente buscaba comida y protección. Con el paso del tiempo, la humanidad adquirió una relativa seguridad en relación a la supervivencia, cuando el individuo logró control sobre sí mismo, luego sobre el ambiente y finalmente sobre otros. El resultado de este creciente control es lo que hoy se llama civilización. La civilización es el arte de controlar la presencia humana en este planeta a través del gobierno. En cuanto a diversidad, no hay mucho que el gobierno pueda tolerar. En la sociedad, la uniformidad es esencial para el control. No puede haber gobierno cuando a cualquiera se le permita actuar libremente de acuerdo a sus propios impulsos.

“Todo en la vida tiene que ver con similitudes y diversidades; el secreto de la armonía yace en mantener el balance entre estos dos extremos. Cada uno debe aceptar a otros tal como son. Los individuos maduros y responsables no son subyugados, ni someten a otros a conductas controladas. Aún así, aceptar las diferencias de las personas no significa que las apoyes en alguna acción incorrecta de la cual sean culpables. Y en cambio, sí significa que respetas su libre voluntad. En la sociedad, todos los humanos están sujetos a la Ley y a sus agentes, una condición comúnmente llamada el Contrato Social, el cual previene el caos y permite la convivencia en comunidad, además de ejemplificar en última instancia la soberana voluntad de Dios. Aceptar las diferencias en los demás es vivir y dejar vivir. Es tal como el Maestro lo enseñó, ‘no juzgar, ni ser juzgado’, sino permitir y respetar la libertad de ser, de pensar, y de actuar responsablemente. La aceptación de la diversidad es primordial para superar las muchas clases de prejuicios en contra de otros, los cuales son como una plaga en todas las sociedades Urantianas.

“Podría parecerte que nosotros, los Intermedios, seríamos capaces de controlar fácilmente a las personas en tu reino, dados nuestros atributos inmateriales del ser; esto es verdad solo hasta cierto punto, ya que no es posible ejercer un control real sin permiso o sin violar la libre voluntad (esto último expresamente prohibido para nosotros). Hay un límite para ejercer control sobre otros; incluso los Dioses no emplean métodos coercitivos para lograr metas divinas, sino más bien buscan el consenso entre seres y circunstancias, de acuerdo con la buena, aceptable y perfecta voluntad de Dios.

“Soy Andrea, tu nueva amiga del Reino Intermedio. Comparto tu origen evolucionario y vida en este planeta, pero soy diferente a ti de muchas maneras. Aún así, yo soy, al igual que tú, parte de la familia universal de Dios, en la cual todos somos los niños amados de un Padre amoroso. ¡Paz para ti!

Traducido por Perla Téllez Garza.

© Grupo de Progreso 11:11.
Trata de salirte de las sombras poco a poco — AP.