Una Lección Acerca de la Sabiduría

Urantia, 17 de Junio, 2012 (fecha de transcripción).
Maestro: El Amado.
Tema: “Una Lección Acerca de la Sabiduría”

Recibido por Lytske.

El Amado: “Aprendamos hoy algo nuevo acerca de la sabiduría. El adquirir sabiduría puede parecer un proyecto de lo más simple. Aun así, en realidad es difícil aplicar todas las experiencias que aprendiste lenta e imperceptiblemente para lograr una mejor conducta. Durante mucho tiempo, tus impulsos te han hecho reaccionar en lugar de actuar. Existe un océano de diferencia entre los hechos conocidos y el conocimiento experiencial. Este último es adquirido a través de prueba y error, y la sabiduría crece conforme se incremente tu aprecio por la diferencia. Sería una vida muy fácil si pudieras simplemente saber, en todas formas y todo el tiempo, lo que hay que hacer, pero entonces tendrías una falta total de conocimiento experiencial. Es por esta razón que los pequeños infantes inician su vida mortal sin sabiduría alguna. Deben construirla a través del proceso de maduración, un acontecimiento que dura toda la vida. Ciertamente, uno nunca deja de aprender.

“Incluso desde el nacimiento, los niños aprenden a distinguir si su ambiente es amoroso o frio y distante. También deben aprender a tener paciencia, ya que esta es una adquisición muy necesaria e importante para la vida. La gratificación instantánea no le enseña a uno la sabiduría que necesita, quizás a excepción de los errores que uno comete, para comprender cómo no repetirlos. En lugar de esto, uno puede aprender a perseverar y a aprovechar lo mejor de cualquier situación. Y esto nos conduce a la perseverancia, que también es necesaria para adquirir sabiduría. Frecuentemente resulta obvio, en un doloroso y lento “despertar”, que las cosas pudieron haberse hecho de diferente manera, así que la sabiduría se adquiere después de experimentar situaciones que podrían tener costosas ramificaciones. Estos problemáticos resultados tal vez seguirán construyendo las experiencias previas, de manera que la sabiduría es cosechada, lenta y a veces dolorosamente.

“Los costos mentales y emocionales de ganar sabiduría requieren ser balanceados por el crecimiento espiritual; de otra manera este proceso se desequilibraría. Tarde o temprano sucederá algo que causará este desbalance. A algunos humanos les “piden cuentas” ciertas calamidades o circunstancias adversas, lo cual sirve como una llamada de atención. Otros ven a personas cercanas o queridas pasando terribles sufrimientos y se preguntan por qué, cuestionando cuál podría ser el sentido de tal tribulación. Después de su experiencia, o durante su sufrimiento, algunos comienzan a preguntarse si hay un camino mejor. Todos reciben su llamada de atención individual para apreciar la verdadera razón de estar vivos, del por qué están aquí, y hacia dónde van. Depende de cada persona tomar nota y tratar inteligentemente de darle seguimiento.

“Todos Sus hijos tienen una oportunidad de enlazarse con su Dios Creador, pues ninguna criatura en todos nuestros universos es un huérfano cósmico, o un accidente cósmico. Las personas pueden causar accidentes, pero el Creador no. Esto debe ser comprendido claramente. Hay una gran sabiduría en el hecho de que Dios concedió a toda la humanidad el libre albedrío para elegir y tomar decisiones, pues esta es la única manera en la que puedes cosechar sabiduría. Estás iniciando desde abajo en la escala evolutiva con las capacidades de adoración y sabiduría futuras. Los animales carecen de estas dos capacidades, así que ustedes son una especie favorecida para evolucionar hacia la perfección. Cada mortal teje su propia sabiduría en la tela de su vida, y nadie debe ser despreciado por ser lento o diferente, ya que aun así está obteniendo lo más importante: la sabiduría experiencial.

Traducido por Perla Téllez Garza.

© Grupo de Progreso 11:11.
Trata de salirte de las sombras poco a poco — AP.