Una Lección Acerca de las Reglas

Alabama, EU de A, 21 de Diciembre, 2010.
Ajustador del Pensamiento.
Tema: “Una Lección Acerca de las Reglas”

Recibido por Oscar.

Ajustador del Pensamiento: “El Padre no impone reglas de conducta ni condiciones. Ya sabes que el amor del Padre por sus criaturas es incondicional, pero a veces muchos se han preguntado el porque uno debe obedecer ciertas reglas. Uno disfruta de libertad en el universo del Padre siempre y cuando se respeten las reglas. ¿Acaso no es esto una condición implícita? ¿Debes hacer lo que el Padre ordena o si no sufrirás?

“El Padre es la energía que sostiene al universo y El es el universo. Todos vivimos en el Padre y estamos sujetos a su influencia. Todos somos irradiados con su amor sin límites. La única regla es dejar que este amor fluya a través de nosotros y que dejemos que se distribuya a nuestros hermanos y hermanas. Esto no es una regla establecida arbitrariamente. Es simplemente la manera como funciona el universo.

“Muchos se resisten consciente o inconscientemente a este amor al empeñarse en seguir sus propios impulsos materialistas. Al hacer esto el sufrimiento es inevitable, pues se están privando a si mismos de la energía – el amor – que su alma necesita para subsistir. La vida material también impone ciertas ‘reglas’ que deben cumplirse para vivir. El alimento es necesario para mantener el cuerpo físico. Si decides dejar de comer poco a poco te vas debilitando hasta que tu cuerpo se marchita y perece. Así mismo ocurre con aquellos que se niegan a si mismos la influencia del amor del Padre.

“El Padre no ha escogido un conjunto de reglas arbitrarias. Simplemente nos ofrece su amor sin condiciones e incluso nos da el derecho de aceptarlo o rechazarlo. El llamado castigo divino no es mas que las consecuencias de nuestras decisiones erradas. Aquellos que persistan en el pecado – el error cometido a propósito – están destinados a morir pues ‘han cerrado sus bocas al alimento divino’. El Padre no hace nada por castigar a los pecadores. Lo único que puede hacer es observar con tristeza como sus hijos escogen morir en vez de disfrutar lo que El ha preparado. Eres un hijo de Dios y puedes disfrutar de su amor con tan solo desearlo. Esta es la clave para la vida eterna y para el logro del tiempo. Es así como te vuelves semejante a Dios”.

© Grupo de Progreso 11:11.
Trata de salirte de las sombras poco a poco — AP.