Caminar Por Su Cuenta

Alabama, EU de A, 7 de Enero, 2011.
Ajustador del Pensamiento.
Tema: “Caminar Por Su Cuenta”

Recibido por Oscar.

Ajustador del Pensamiento: “A pesar de los avances en la ciencia y en el conocimiento del mundo material por parte de la humanidad, muchos aun siguen atados por sus tradiciones y por sus religiones a creencias antiguas y a temores primitivos. Es un paso difícil para algunos el tener la flexibilidad mental suficiente para abandonar sus creencias inculcadas de toda la vida y explorar alternativas.

“El miedo en el ser humano siempre ha sido una herramienta útil para el control de las masas. En su momento, el temor religioso – el miedo al castigo – fue un gran civilizador que forzó a los seres humanos inmaduros de la antigüedad a acatar las normas y a forjar una identidad social, que contribuyó al desarrollo de las naciones y los grupos sociales modernos. Muchas tradiciones nacieron de la necesidad de sacudir la mente de los hombres para que prestaran un poco mas de atención a su vida espiritual. Debes entender que el revelar la libertad que proviene de saber que uno es un hijo de Dios a unos hombres primitivos e inmaduros sería catastrófico. La libertad derivaría en anarquía y la búsqueda de la satisfacción material se volvería la norma. En los primeros días de la historia, el hombre necesitaba disciplina asegurada por la creencia de que el hacer el mal traería nefastas consecuencias para los pecadores.

“Muchos hoy aun necesitan de este temor para orientar sus vidas de una manera positiva. Igual que en los niños pequeños e inmaduros, la perspectiva de un castigo estimula el desarrollo del impulso para mejorar. Sin embargo, a medida que se logra la madurez, el temor debería desaparecer para dar lugar al espíritu de aventura que estimula a las almas a descubrir a Dios de manera personal e independiente en su vida y en su propio ser.

“No lamenten vuestras religiones dogmáticas y atrasadas, pues mucho han contribuido para traerlos hasta aquí. Las mejoras de la sociedad de esta era son en gran medida un producto de las religiones del pasado, que aunque confusas y muchas veces contradictorias, han preservado la idea de la existencia de Dios a través del tiempo y las generaciones. Un niño necesita apoyarse en las paredes, en los muebles o en las manos de sus padres cuando está aprendiendo a caminar, pero para comenzar a caminar largas distancias o incluso correr, deberá arriesgarse a ir solo y aprender a levantarse después de caer. Así mismo aquellos que hoy languidecen en religiones que ya no ofrecen respuestas para sus preguntas cada vez mas perspicaces, deberían tener el valor de comenzar a caminar por su cuenta y descubrir por si mismos quien es el Padre y lo que significa ser un hijo de Dios”.

© Grupo de Progreso 11:11.
Todos somos uno en nuestra Raíz Espiritual de origen — ABC-22, 1972.