Atención y Consideración

Chicago, EU de A, 25 de Mayo, 2011.
Maestro: El Espíritu Interior.
Tema: “Atención y Consideración”

Recibido por Valdir Soares.

Receptor: “Mi Espíritu Interno, siento que debo estar más cerca de ti. Así que, Espíritu mío, aquí estoy, por favor enséñame cómo puedo acercarme más a ti.

El Espíritu Interior: “Mi niño, en términos de proximidad, no puedes estar más cerca de mí de lo que ya estás. Yo resido en tu mente, conozco todos tus pensamientos y sé todo lo que está pasando contigo. No es esa la clase de cercanía que necesitas de mí ya que esa ya la tenemos. La cercanía entre nosotros que necesitas y la que yo anhelo, sucederá un día cuando haya una armonía real del propósito entre nosotros, cuando mi orientación y tu voluntad finalmente sean capaces de ser una. Ahí es cuando estarás en camino a tu próxima fase, nuestra eterna unión fusionándonos el uno con el otro. En ese entonces no habrá necesidad alguna de cercanía, porque seremos uno.

“Lo que yo ahora pido de ti, mi niño, es que prestes atención y des consideración a mi trabajo en ti. Pon más atención a mis orientaciones, considéralas más seriamente y síguelas sin reservas en tu vida. Solamente de esa manera progresarás en tu camino espiritual. Yo no te he dado la mejor guía posible, te he dado una orientación perfecta y sé que cuando la sigas, lograrás un gran crecimiento espiritual. Pero, aunque yo te empujo a la perfección, tú eres capaz de comprenderla solamente hasta donde puedes; lo cual está bien si lo sigues haciendo así, porque las pequeñas victorias de hoy son la palanca para las grandes conquistas del mañana. ¿Podría yo, mi niño, inducirte hacia una forma mejor, más elevada e inmensamente más gratificante en un camino espiritual? ¿Quisieras experimentar más de la alegría que siento yo a veces cuando adoras al Padre? ¿Te gustaría vencer al temor cuando te enfrentes a problemas y peligros, mientras valientemente le estás dando vueltas a la vida? ¿Quieres realmente estar al servicio de tus semejantes seres humanos? Yo te daré todo eso, día tras día, si solamente te atreves a seguir de todo corazón mi guía.

“No tengas miedo, mi niño, ningún peligro permanente llegará a ti, siempre y cuando sigas caminando en el camino hacia una vida más elevada. Te amo, mi niño. El Padre mismo te ama. Incluso el universo total te ama. Déjame mostrarte el camino. Día a día, paso a paso, con una instrucción a la vez, yo te llevaré a la meta. Dame todo lo que puedas darme hoy y mañana serás capaz de ofrecerme un poquito más. Mientras más atención y consideración le das a mis orientaciones, más crecerás en la espiritualidad real y más cerca de mí te sentirás. Es tan simple como eso. Sólo escúchame, mi niño, y estarás bien”.

Traducido por Loyda Mira.

© Grupo de Progreso 11:11. 
Has encendido una Luz y esa Luz se convertirá 
en un Fuego Deslumbrante—ABC-22.