Perfeccionando las relaciones

Ciudad Bacolod, Filipinas, 8 de julio de 2017.
Maestra: Intermedia Secundaria Sharmon.
Tema: “Perfeccionando las relaciones.”

Recibido por Valdir Soares.

Sharmon: “Vivir juntos en un grupo familiar, y compartir el mismo lugar de trabajo o actividades sociales, implica situaciones de enfrentamiento en las relaciones. Las relaciones surgen de la suposición de que ‘ninguna persona es una isla’ y necesita de los demás para sobrevivir en este mundo. Hay relaciones primarias y secundarias. Las relaciones primarias son las que causan otras relaciones, las secundarias. La relación entre una esposa y su esposo puede causar una relación secundaria con la descendencia de ese matrimonio. Nuestra pregunta de hoy es: ¿cómo funcionar de manera aceptable, sana y placentera en las relaciones?

“En primer lugar, comprendan el tipo de relación en la que se encuentran, dándose cuenta de las dependencias en esta. En el matrimonio, la relación de dependencia debe ser mutua, las parejas son compañeros en la vida. En una relación familiar, algunos están del lado de la dependencia (generalmente niños) y otros del lado del proveedor (padres). En el trabajo, las relaciones son de autoridad, unas para ejercerla (jefes) y otras para obedecer. En la sociedad, las relaciones son institucionales: las leyes, las reglas y las costumbres se convierten en instituciones a las que todos deben someterse. Si se comportan de acuerdo con vuestra posición de dependencia en una relación, es probable que esta relación sea efectiva.

“En segundo lugar, tanto como sea posible, solucionen los problemas; no abandonen una relación. Para perdurar, las relaciones deben basarse en una expresión de amor de acuerdo con el tipo de relación: matrimonial, familiar, amistad, amabilidad. Y, como lo destacó el apóstol Pablo: ‘El amor nunca se rinde’. A veces, incluso si la relación no puede sobrevivir, el amor siempre puede hacerlo. Esperen problemas y cambios cuando tengan una relación. La solución a los problemas de una relación requiere enfocarse principalmente en los problemas y menos en las personas. Criticar, discutir y reprochar no ayuda, pero el diálogo (incluso escuchar) seguramente sí.

“En tercer lugar, respeten a las personas en cualquier relación. Amar a una persona nunca dará el derecho a perderle el respeto, sino al contrario. La falta de respeto hacia una persona puede estar relacionada con sus acciones, pero nunca debería ocurrir por el estado de una persona, que en su expresión más básica es ser un humano, un niño (incluso si es rebelde) de Dios en este mundo, habitado por una representación (el Espíritu Interior) del Padre de Todos. No hay absolutamente ninguna razón para no respetar a alguien. La falta de respeto hacia cualquier persona es, ante todo, una falta de respeto hacia uno mismo.

“Por lo tanto, amigos míos, mantener relaciones significa trabajar para mantenerlas sanas; tienen una mayor responsabilidad aquellos que valoran y desean mantener sus relaciones. Así como todo en la vida, deben tener una clara comprensión de lo que significa una relación y cuál es vuestra posición (y la de los demás) en esta. Si valoran una relación, renunciar a ella es el último recurso porque el amor nunca se rinde. Finalmente, sin respeto, una relación está condenada a ser problemática. El respeto es esencial.

“Soy Sharmon, me encanta relacionarme con las personas, esparcir mi encanto y recibir el amor de todos, en nuestro reino y el vuestro.”

Traducido por Perla Téllez Garza.

© Grupo de Progreso 11:11.
Mantén frente a ti la meta de las edades — Maestro Proloteo.

http://1111angels.com Tienda 11:11