Oda a Beatriz

Del escritorio de George Barnard.

(Un Recuento De Lo Que Precedió A Nuestro Encuentro)

Sin aparentar más de 21 años Beatriz, la chica Intermedio de 37.000 años, aún anda por ahí – aún está de servicio. Mientras generación tras generación de sus primos humanos luchan por encontrar su camino en los Mundos de las Mansiones, esta noble Intermedio sigue en su puesto, aquí en Urantía, guiando, empujando, arrastrando y coaccionando a sus “niños” hacia una vida más espiritual. 

Parece una tarea de una era de duración, sin agradecimiento, pero que recompensas deben estar reservadas para los 1.111. 

Bonaparte y De Arco. 

La historia francesa y europea, en lugar de la historia británica y americana, es lo que fue “descargado” sobre mi mente moderadamente dispuesta a participar. Se ha dicho que Napoleón Bonaparte tuvo sus puntos buenos y malos. El trajo consigo el sistema decimal de pesos, volúmenes y medidas. El también causo la muerte de muchos y el mismo sufrió un final miserable en el aislamiento. 

El también cometió un grave error que es mucho menos conocido. El viejo “Napo” despreció al inventor francés de la máquina de vapor, y lo despreció de inmediato, como uno desprecia a un loco alucinante. Napoleón no quería una armada de barcos de vapor para invadir Gran Bretaña. En su lugar él escogió atacar al Oso. Un frío consuelo. Estas eran las tendencias paranoicas de uno que se atrevió coronarse a si mismo como emperador de todo lo que podía ver en un año de viaje. 

Juana de Arco parecía tener un mejor record de logros. Jehanne se convirtió en la imagen para mi de lo que era verdaderamente atrevido, pero además justo. Ella fue un individuo clave en el “mosaico de su tiempo”. Cuando Francia estaba de rodillas por mala administración y excesivo gasto, ella fue el catalizador que la nación francesa necesitaba con urgencia. Ella les otorgó una semblanza de orgullo propio – restauró algo del balance de poder entre Francia e Inglaterra. Su final, sin embargo, no fue preferible al de Bonaparte… pero mucho más rápido. 

Jehanne D’Arc fue la heroína de mi niñez, luchadora, determinada y al mismo tiempo muy espiritual. Uno no podría encontrar personajes mas opuestos que la Dama de Orleáns y mi única hermana, Jehanne-Colette. Esta última, Jé Jé, fue para mí un ángel guardián y una tutora siempre muy cariñosa, pero dolorosamente tímida. Yo representaba su pequeña sombra constante. 

“La Gema Escondida.” 

Se decía que ella estaba demasiado avergonzada, y por algunos años, para siquiera salir de su casa. Regularmente golpeada como una pieza de gimnasio casero, ella una y otra vez lucía labios partidos, múltiples golpeaduras y ojos amoratados. Se decía que ella era una hermosa “gema de mujer”, que hablaba con los ángeles y los santos. 

Un día, golpeada, mareada y confusa, y vagando sin rumbo por una autopista de Australia, ella fue recogida por un nuevo socio de negocios mío. El la llevó a casa, y “olvidó traerla de vuelta”. Y en los años que conocí a este hombre al que llamo Warren Mears, el nunca confió tanto en mi como para presentarme a su nueva dama. Ellos vivían en las afueras de nuestra gran ciudad… el alguna parte. Ella tenía un nuevo nombre, me dijo, pero podía llamarla Gema. 

En ocasiones “Gema” indicaba a Warren Mears que me trajera algún paciente en problemas. Ella de alguna forma sabía del paciente, de alguna forma sabía acerca de mí. En un sentido ella era la “hermana” que hace mucho había dejado atrás. Yo sabía que ella estaba hablando con los 1.111, tal vez incluso con alguno de los de nuestro pelotón. Pero recelosa de los contactos, ella escogió permanecer anónima. 

Enfrentando a los Guardianes. 

Me habría encantado encontrarme con “Gema” pero no pudo ser. Yo sabía que había otros como yo, tratando con los poderosos “Mille-Cent-et-Onze”, pero todavía me sentía algo como un “producto humano inusual” estando tan involucrado con ellos. Lo mas obvio era buscar en la historia y encontrar otros que hubiesen formado una alianza con los “once-once”. Enfrentando al Jefe Intermedio ABC-22 (Bzutu), le pregunté acerca de muchos en nuestra historia global. Hubo muchos contactos durante todos estos siglos. 

“¿Y que de Jehanne de Orleáns?” le pregunté. 

“Elle est chez nous,” fue su respuesta a destiempo. [Ella está (estaba) con nosotros – o (todavía) pertenece a (es parte de) nosotros]. Decidí entonces que la Dama tenía todo el derecho de ser mi heroína de la niñez, todo el derecho de serlo todavía. Yo, de hecho, tenía dos hermanas llamadas Jehanne. 

Dr. Mendoza. 

Como yo pensaba que todos los Intermedios eran almas de personas, perdidas por todo el globo, presumiblemente buscando sus cuerpos físicos que habían perdido en un descuido, sus códigos nunca tenían sentido para mí. “Generoso por naturaleza” les di a todos nombres nuevos – una identidad adecuada, que pensaba debían necesitar y sin duda merecían. Nadie nunca se quejaba de ser renombrado, a algunos incluso les gustaba la idea. 

Entonces en sonido “Emeneohocho” se escuchó en mi clínica, y eventualmente me fue mostrado como un  “holograma” de un espíritu guardián trabajando en un hospital distante. No dispuesto a llamarle Emeneohocho, le pedí a Bzutu que pensara en un nuevo nombre apropiado para el. En menos de un segundo se decidió que se llamaría doctor Mendoza a partir de ese día en adelante. 

Unos días después, finalmente comprendí ese obvio código alfanumérico. 

Dante Alighieri. 

Seguí preguntándome acerca de aquellos que en el pasado había servido con los 1.111. Pero en los años entre 1.988 y 1.993, debido a serias lesiones, el contacto con los intermedios fue esporádico, difícil de lograr y con frecuencia impreciso. Pensaba acerca del poeta, filósofo y escritor, Dante Alighieri. Sus guías que le guiaron a través de Infierno, Purgatorio y Paraíso fueron Virgilio y Beatriz. Virgilio fue fácil de identificar, Beatriz mucho más fácil todavía. 

Beatriz fue el amor de la niñez de Dante, pero ella se casó mas tarde con un rico banquero, muriendo luego a la edad de veinticuatro. Otra importante Beatriz en la vida de dante fue su propia hija. Sin embargo, la idea de que el filósofo había trabajado con Amigos Espirituales no se iba. 

El era un iluminado, sin duda – Balzac le llamó un “Especialista” – el recipiente de un aspecto de la “Mente Morontial”. Me parece que por el período de 1292 a 1321 su Divina Comedia había sido justo lo que necesitaban todos los cristianos, que apenas podían moverse sin “cometer un pecado mortal”. Su purgatorio les dio esperanza – freírse por un corto tiempo, luego ir al cielo – una realidad relativa para la percepción del siglo catorce, podría decirse. Pero Dante mantuvo su Infierno a la mano – el gran garrote tras la puerta. 

Supuse que el nombre Beatriz (Be-Ah-Tres-Ce) bien podría ser Ah-Be-Ce-Tres o ABC-3. Me tomó algún tiempo para obtener la confirmación de los Intermedios acerca de este hecho. Luego lo saqué de mi mente. “La inteligente guía de Dante” estaba obviamente todavía entre los 1.111, y todavía hacía un trabajo importante cada día. 

La Conexión EU. 

En los últimos días justo antes de marcharme para los Estados Unidos en agosto del 2000, mensajes de correo electrónico llegaban rápido y con fuerza. Y había comunicaciones diarias con los EU de A. Estos eran de personas que tenían contactos regulares con los Intermedios. 

Nosotros teníamos algo en común – el estar involucrados durante décadas con los 1.111. Mientras preparaba mi equipaje repentinamente pensé en Dante y su hermosa Amiga Celestial. Le escribí un mensaje breve a uno de mis contactos en EU, informándole acerca del buen trabajo realizado por ese Intermedio hace 700 años – en los días de oscuridad. Eso concluía el trabajo del día. Envié el mensaje y apagué el computador. 

El “Culpable” aparece. 

A la mañana siguiente me sorprendió tener dos mensajes de ese individuo en EU, recibidos en el servidor con veinte minutos de diferencia, y me pregunté que podía haber pasado por la mente de esa persona durante ese corto período de tiempo. 

El primer mensaje me informaba que un “nuevo” Intermedio había aparecido, evidentemente solo para decir hola. Pero el segundo mensaje incluía un comentario, “¡Bien, que coincidencia! Tu nos escribes acerca de Beatriz y ¡ella estuvo aquí!” 

“Si, este planeta está lleno a rebosar de coincidencias” murmuré. Al momento siguiente Beatriz se paró junto a mí – justo a mi lado – hablándome de su gratitud de finalmente ser públicamente reconocida por todo el buen trabajo que había hecho… hace mucho tiempo atrás. 

Luciendo no más de 21, esta muy encantadora jovencita Intermedio de 37.000 años, Beatriz, está todavía de servicio. Mientras generación tras generación de sus humanos asignados luchan por encontrar su camino a Havona, esta noble Intermedio sigue en su puesto, aquí en Urantía, guiando, empujando, arrastrando y coaccionando a sus amados “primos” hacia unos mayores logros espirituales. 

Parece una tarea de una era de duración, sin agradecimiento alguno, pero que recompensas deben estar reservadas para los 1.111, cuando al fin se nos unan en el viaje ascendente hacia su Logro. 

Para este humilde novato estudiante de los poderosos “Mille-Cent-et-Onze” no hubo mejor “adiós por un rato” que aquel abrazo de quien solo conoce de Indecible Amor. 

Ella es Beatriz y su nombre significa “Haciendo Feliz”. 

Traducido por Nelson Navas.

© 11:11 Progress Group.
Siempre al Servicio de Miguel.