Encuentra El Equilibrio Perfecto

Encuentra El Equilibrio Perfecto.
Desde El Escritorio de George Barnard – 8 de abril del 2007.

Este centro de comunicación con sede en Australia se ha convertido en un lugar muy ocupado.  Hay casi 5000 inscritos en las listas de francés, español e inglés.  Se calcula que unas 10000 personas visitan nuestros sitios de Internet del 11:11 y ahora hay 27 miembros directos contribuyendo con transmisiones, traducciones, envueltos en IT (Internet Tecnológica) y con deberes del panel de mensajes o respondiendo a preguntas vía Internet.

Cuándo encontramos tiempo de ‘oler las rosas’, generalmente preferimos oler la sal en el aire en nuestra playa favorita donde las conchas abundan y las rocas sobran.  En ocasiones encontramos el frágil esqueleto externo de un erizo de mar, el delicado patrón que ambos admiramos mucho y un hay uno—bastante grande y perfecto espécimen—de ellos en una de nuestras mesas de noches.

Hace unas noches fuimos despertados, solo para notar que eran las 3:33 AM y ver que el espécimen del erizo de mar estaba de lado, perfectamente equilibrado sobre tres conchas.  Si nosotros lo quitáramos y quisiéramos volver a ponerlo de la misma forma, sería muy difícil volverlo a hacer.  El erizo de mar solamente está puesto allí.  En abril 8 del 2007 hubo un mensaje.

Mateo: “Fui yo el que puso de lado a esa gema natural.  Somos todos maestros, sin embargo, como frecuentemente te has dado cuenta, no estamos desprovistos de sentido del humor.  A pesar de nuestras diferentes ‘ubicaciones’ en tiempo y espacio, somos muy parecidos a ustedes.  Hacemos nuestras tareas divertidas cuando podemos.

“Un cambio en el clima, una fuerte brisa, perfectamente puede botar al erizo de su cuna.  De la misma forma, un cambio en circunstancias puede ‘descontrolarte’ por un tiempo.  Realmente, sin saber puedes estar al borde entre efectividad y caos mental.  Mantente calmo y cuando los vientos de cambios te boten, levántate tú mismo de nuevo y encuentra el equilibrio perfecto.  Este el Intermedio Mateo.”

Traducido por Loyda Mira.
© Grupo de Progreso 11:11.
¿Dejarás al gato cuidando al pececillo?
Intermedio Mateo – 2001.