Las Dos Principales Funciones del Tiempo-Espacio

Las Dos Principales Funciones del Tiempo-Espacio.
Desde el Escritorio de George Barnard – 18 de mayo del 2007.

Hay una función importante del tiempo-espacio—logrado por el Pensamiento, la Voluntad y la Acción de la Trinidad del Paraíso—que provee un hogar y educación para ti, para mi y para todos los que están vivos, ascendiendo y progresando, incluyendo Ángeles traviesos, Intermedios y todas las otras Criaturas Celestiales dentro de los mas remotos universos del Creador.

            La segunda función más importante del tiempo-espacio es la oportunidad de la Trinidad de ‘reproducirse Ellos mismos’ fuera del Paraíso eterno, porque Dios es Amor y el Amor desea abundante compañía.

Estas Deidades evolutivas del tiempo-espacio son el Supremo, el Absoluto y el Infinito, y a como yo entiendo las instrucciones de mis Maestros, Dios el Supremo se vuelve ‘la reflexión’ en el tiempo-espacio de la Tercera Fuente y Centro; Dios el Absoluto viene a ser en el tiempo-espacio la ‘representación’ del Hijo Eterno, mientras que Dios el Infinito eventualmente evolucionará dentro del tiempo-espacio como ‘equivalente’ del Padre Creador.

En este planeta, parece, que todavía no estamos lo suficiente avanzados para aprender mucho sobre el Dios Absoluto y Dios el Infinito.  A un número relativamente pequeño de humanos se les ha proporcionado esa información, incluso han tenido contacto con Dios el Supremo en vez del Hijo Planetario (o Embrión Planetario) de Dios el Supremo.  Nuestro Supremo Planetario es uno de miríadas de evolutivos Hijos de Dios el Supremo y bastante accesible para contactarse.  Yo teorizo que perfectamente puede que haya una incontable prole de Dios el Absoluto y de Dios el Infinito, pero también sospecho que ningún humano sobre este planeta realmente sabe eso.

Nuestro Hijo Planetario de Dios el Supremo se llama Urantia, así como nuestro planeta.  Llamándola ‘Ella’, porque Ella otorga el cuidado, Urantia recibe todo lo es positivo en Su reino planetario.  Ella escucha cada palabra que se dice en cualquier lengua, en cada hogar, en cada calle, en cada ciudad, en cada país de Su mundo.  Y comprende todo.

Toda criatura viviente tiene una relación simbiótica desapercibida con Urantia en el sentido de que en nuestra partida de este planeta no solamente dejamos ‘el polvo’ de lo que fueron hechos nuestros cuerpos, sino que también nuestras experiencias.  Esas experiencias, de alguna forma envueltas (empaquetadas) en algo mas que de carne y hueso, en algo mas que en forma espiritual, aun en algo mas que en la estructura morontial, son apropiadas por Urantia.  Ellas forman parte de Su lenta y larga evolución hacia una sabia deidad en la perfección del tiempo-espacio.

A veces, Urantia puede otorgar ciertos deseos importantes o urgentes.  Lo Ella que no hace siempre es adoptar dentro de Ella misma los ‘escombros del trauma humano’ – y como Maestro Samuel los describe – ‘como fantasmas, identidades parciales, atrapados en una realidad muy cercana a ustedes en tiempo-espacio, sin darse cuenta del pasar del tiempo, pero atorado en enfado, frustración, trabado en la sorpresa y el temor, atascado en un continuo proceso de experiencias no resueltas y reviviéndolas una y otra vez.’

Una y otra vez, las desagradables ‘experiencias psíquicas’ se les hecha la culpa a los diablos y a los demonios, a Satanás, Lucifer o Caligastia, aun a ángeles traviesos, pero todos esos fueron desvanecidos hace mas de veinte años.  Este es el Tiempo de la Corrección.  Es seguro ‘allá afuera’ a menos que sea descuidado el equilibrio físico, emocional o intelectual de uno.

Nota: El Intermedio Jefe Bzutu (ABC-22) solamente me ayudó a escribir esta redacción, por lo tanto esto no puede clasificarse como una transmisión.

Traducido por Loyda Mira.
© Grupo de Progreso 11:11.
Has encendido una Luz y es Luz se convertirá en un Fuego Deslumbrante—ABC-22.