Tecnología Celestial y Reflectividad Universal

Tecnología Celestial y Reflectividad Universal.
Desde el Escritorio de George Barnard – 27 de octubre, 2009.

Este es el Tiempo de Corrección, la Rebelión de Lucifer se terminó y unos pocos de nosotros estamos preocupados sobre si el una vez brillante Soberano del Sistema ha sido permanentemente encerrado o simplemente se volvió tan irreal hasta cesar de existir. Hay suficiente desorden rezagado en este planeta para nosotros estar preocupados al respecto, probablemente hay mas por venir, pero la ayuda está en camino.

Nosotros también estamos creciendo y ‘constantemente’ estamos siendo expuestos a tecnología celestial que nos dará un entendimiento de las maravillas del universo y nos apartará de las ideas de que estamos solos. No estamos solos, con paciencia y perseverancia podemos escuchar en todas formas a Maestros Celestiales, incluso aprender a verlos cuando prefieran ser vistos utilizando la reflectividad universal. Para aquellos que son pocos dispuestos a practicar la meditación hay círculos de cultivos de cada vez mayor complejidad – haciendo mas dificil argumentar que ‘nada está sucediendo’.

En algún momento durante el 2002, una mujer nativa Australiana, me preguntó sobre una visión que tuvo de un Jefe Indio Americano parado sobre Ayers Rock – un sagrado monolito rojo en el centro de Australia. El jefe tenía unas plumas de águila adornando su cabeza que llegaban hasta el suelo. Lo único que podía decirle era lo que yo sabía; que ella había visto a Onamonalontón, un antiguo jefe espiritual de la raza Roja, que en ese momento estaba de visita allí, estaba empleado como consejero y que su imagen había sido proyectada por medio de la reflectividad universal. Me preguntaba acerca de sus plumas que le llegaban hasta el suelo, consideré que quizás el cuadro era necesario para la proyección del jefe dentro de ese marco.

Hubo otras tres ocasiones en las que mostraron un marco finito que tenía los reflejos de seres vivientes que estaban a billones de millas. En una ocasión en el año 2000, el marco era de forma circular, aproximadamente de unos 30 a 40 pies en diámetro y directamente sobre la cabeza. Dentro habían 100 personalidades que se les observaba desde arriba – antiguos humanos en el centro, formando un círculo y ángeles alrededor del perimetro – y juntos delineaban una flor gigante. Después de un tiempo, uno de los participantes en el centro miró hacia arriba y reconocí la cara sonriente de un difunto familiar.

En las otras dos ocasiones (2002-2006) el marco era de forma ovalada y estaba puesto verticalmente. Claramente visible en el marco estaban mis padres y la abuela de mi esposa, con otro hombre que estaba parado un poco separado y todavía no hemos sabido quién era él. Esa reflexión ocurrió en junio 21, 2006.

En mayo del 2002 solamente mis padres estaban reflejados. Mi madre simplemente dijo que me amaba. Mi padre me sugerió que averiguara con mis Amigos (los Intermedios) donde lo había juzgado algo duramente en uno de mis manuscritos que no habían sido publicados. Dijo que había sido mas espiritual en su vida terrenal de lo que yo le acreditaba. ¡Dah! ¡Ellos habían leído todo mi trabajo! ¡Tenían que hacerse algunas correcciones! Tambien confesó que había sido un poco duro conmigo, sabiendo que sería sometido a mucho abuso ya que yo me comunicaba abiertamente con mis Amigos Celestiales desde una edad temprana.

La Reflecitividad Universal nos permite algunas veces ver y oír lo que está ocurriendo en otros planetas. Podemos escuchar las voces como si estuvieran en la misma habitación con nosotros, se puede oler el humo del puro del abuelo, el perfume de gardenia de la abuela y percibir sus emociones. Interesantemente, no hay pixels que forman el cuadro, verdaderamente es tridimensional, nos llega en tiempo real y las pantallas no contienen membranas en donde se depicta la visión. La tecnología Celestial – lo que se ve, en cualquier lugar, es precisamente lo que recibes.

Y solamente es un pequeño pensamiento de George Barnard.

Traducido por Loyda Mira.

© Grupo de Progreso 11:11.
Has encendido una Luz y esa Luz se convertirá
en un Fuego Deslumbrante—ABC-22.