Un Potencial del Futuro.

Un Potencial del Futuro.
(Desde el Escritorio de George Barnard.)

Él estaba a pocas semanas de cumplir sus dieciocho años.  Ya hacía algunos once años que sabía de las visitas regulares de los Celestiales que llegaban a su casa, como por arte de magia.  Ya sabía que trabajaría con ellos en años por venir, y también sabía que viviría en una tierra muy lejana.  Les había dado nombre a estas insólitas intuiciones “Potenciales del Futuro.”  Estos eran prospectos que pasarían en un tiempo futuro, probablemente, estos ocurrirían si él seguía sus instintos.  Esas eran “cosas destinadas a ocurrir.”

Lo que él no sabía era que algo inesperado haría interferencia con los planes que el universo le había anticipado a él.  Llegó en forma de un llamado a la Fuerza de Defensa, y él tenia que alistarse a un agrietado regimiento que protegería dignatarios de todos los países, incluso a realeza.

La familia estaba llena de orgullo, la familia política lo felicitaba, y un emprendedor conciudadano inclusive con una banda musical compuso una canción para la ocasión, al igual que tenía unas pocas grabaciones de gramófono que había sacado de esa canción.  El muchacho de diecisiete años apenas estaba preocupado por la demora que tendría en sus estudios universitarios.  Entrar al servicio militar sería un bienvenido cambio.  Su hermano mayor que le llevaba más de siete años, no tenía mucho que decir al respecto.  Quizás estaba celoso, tal vez no, pero él había estado en la infantería, y a pesar de su brillante mente, casi no había sido promovido.

“Te arrastrarás por medio de interminables charcos de lodo,” le dijo él al más joven, vas a conducir un tanque de tres metros de alto a través de un canal que tiene cuatro metros de profundidad, y te tirarás de un avión a unos ocho mil metros de altura.”  ¡Todo eso parecía magnifico!  “Pero por tu lengua hablantina tendrás que correr vueltas adicionales alrededor del circuito con una mochila llena, y el sargento de Indonesia con seguridad te pondrá en forma.”

*     *     *     *     *

Él estaba en la pista corriendo con paso relajado y con una mochila pesada. Había dado solamente dos vueltas de las veinte que tenía que hacer y pero a pesar de verse él mismo corriendo, estaba seguro que no estaba arrepentido por haber hablado cuando su boca tenía que haber estado cerrada totalmente.  Siempre había sido un buen corredor, incansable nadador y si hubieran sido cuarenta vueltas alrededor lo mismo le hubiera dado.  De repente él se tambaleó fuera de la pista agarrando su pecho cayó en la grama al lado de la gravilla.

Un achaparrado y bajo hombre oriental vestido de uniforme caminó hacia él y poniendo su bota debajo de él le dio vuelta a su cuerpo sin usar sus manos.  “Está muerto” fue su indiferente reacción al drama.  El hombre se encogió de hombros y se alejó, haciéndole señales a los reclutas cercanos que se hicieran cargo de lo que se había atrevido a echarle a perder una tarde agradable.  El soñador se despertó bañado en sudor, sabiendo que eso podría ser otro potencial del futuro—un mensaje remitido desde el Paraíso, donde todas las cosas de todo el tiempo, pasado, presente y futuro ya se saben.

En un espacio de tiempo de tres cortas semanas el se salió de ese lugar, y se fue a una “tierra muy lejana” como por arte de magia.  Él es el encargado de la lista y el diseñador de la Construcción Akáshica.

Que tu mente siempre tenga paz, tu intuición agudizada, tus guías a tu lado y que el potencial del futuro sea de buenas cosas que estén predestinadas a suceder.

Traducido por Loyda Mira.
© Grupo de Progreso 11:11.
Has encendido una Luz y es Luz se convertirá en un Fuego Deslumbrante—ABC-22

Mentori, El Principe Planetario

Mentori, El Principe Planetario.

Los escritos que aparecen abajo fueron un ejercicio fuera de lo común para mí. No me gusta la ficción ya que este universo nos ofrece cosas tan maravillosas para reportar. Sin embargo mis Amigos Intermedios estuvieron a mi lado el 5 de Julio del 2001 y ellos querían eso. No hasta septiembre 22 del 2002 fue que aprendí que la Artesana Celestial, Athena, había intuido estos escritos y no hasta hace unas semanas que los receptores del 11:11 aprendieron que nuevos Maestros han llegado a este planeta. Ellos mismos se llaman los Mentores.

Yo sugiero que estos escritos pueden ser vistos como un preludio a esa llegada. Pero podría haber un tiempo en la distancia, en un futuro envuelto cuando un anteriormente mortal llegue a ser un Príncipe Planetario en uno de los universos.

Un Asunto Contencioso.
(O Una imagen más grande para P.P. Mentori.)

Él es un nuevo designado Príncipe Planetario con el nombre de Mentori. Casi al mismo tiempo de su parecida tardanza en llegar al evolucionado mundo de su ascenso, llego a saludarlo un viejo Maestro Ascendido, que ahora había descendido nuevamente a los reinos de espacio/tiempo. Ella era una antigua mortal, de un pequeño planeta llamado Satania, del cual todos en Urantia sabemos al respecto. Nuestra “Mujer en el trabajo” con mucho derecho se hace llamar Urantja.” Ella es una Embajadora del Paraíso y ella es de nuestras razas.

El Antiguo Mortal.

“Las normas son todavía las mismas, Hermano Mentori. Los decretos del de Arriba siempre permanecerán intactos,” dice la arcaica Ciudadana del Paraíso llamada Urantja. “Ninguna de las leyes eternas, difíciles y rápidas del Paraíso han sido alteradas en los Universos del Tiempo/Espacio Universo desde antes de que yo o desde que yo fui descendiente de padres animales en el planeta que todavía felizmente llamo mi muy apreciado hogar.”

La Ciudadana del Paraíso de cabello blanco—una nueva designada Embajadora del Paraíso y Consejera del Príncipe Planetario de ese planeta número 411 del Universo Exterior 1807—toma una pausa. Pareciera que ella necesitara respirar profundamente antes de continuar, a pesar de que ese ser no necesita respirar en absoluto. Ella parece suspirar, aunque ya las traumas descorazonadas durante su existencia terrenal estaban en un pasado lejano.

Ella continua con la conversación, calmadamente, o por lo menos así parecía, pero tiene mucha tensión y esta muy aprensiva. Está aquí en 411 para completar la más importante misión de su vida eterna, y ella lo sabe. Estos son los ocultos miedos animales; los cuales pensó se había deshecho de ellos hacía muchísimo tiempo.

“Te recomiendo encarecidamente, mi Príncipe, que reconsideres tu propuesta de movimiento rápido acerca de la abolición de la esclavitud de los Sangiks Secundarios. Yo he traído mi presencia aquí con el solo propósito de añadir mi conocimiento empírico a la vasta creación juiciosa que tú traes a la oficina de la Soberanidad Planetaria. Pero mi designación a tu personal puede muy bien ser un oportuno prospecto que puede ser evitado y esas dificultades innatas basadas en la evolución.”

“Dinos acerca de tu planeta,” Responde el Príncipe.

“Es pequeño, azul, marrón, blanco y verde—experimental 606 una vez en un sistema profundamente conflictivo en el Universo de Prueba en el Interior Séptimo que directamente bordea el Paraíso. Su nombre es Urantia. Hubo una rebelión en el Sistema. Entonces nuestro Príncipe Planetario fue uno de los muchos que traicionó a sus encargados mortales y existenciales. Encima de eso, nuestro par Adánico se encontraron ellos mismos en una situación casi sin esperanza y ellos incumplieron. Pero el Sistema Soberano/Creador hizo nuestro mundo el lugar de reunión para su último otorgamiento, y de esa manera nosotros los del planeta azul, Hermano Mentori, verdaderamente fuimos los más honorados de todos los sujetos/hermanos/hermanas de sus 10, 000,000 mundos.”

“¿Hace cuánto tiempo, Hermana Urantja, fue tu vida animal y dinos qué fue lo que causó la rebelión del sistema? Más aún, necesito saber acerca de la traición”

“Orgullo, Hermano Mentori. Orgullo fue en primer lugar la razón por la rebelión. Impaciencia fue la causa de nuestra traición en la oficina del Príncipe Planetario y así de esta manera de las masas mortales y celestiales. Ahora contestaré tu primera pregunta. Desde hace simplemente catorce billones de años en tiempo de mi planeta que la fusión de Ajustador y el progreso adicional me hicieron un Ciudadano del Paraíso.”

“¿Y la secuela de la traición…? Mentori pregunta.

“Retraso a gran escala para todos los programas planetarios. Retraso a gran escala del intelecto, de valores morales y de la espiritualidad fue para los creyentes hijos e hijas animales de esos planetas agitados por las deslealtades del Príncipe Planetario. Sus nombres—aquellos del Príncipe Planetario—ya no se saben. Los más bajos en el rango lo pasaron un poco mejor, pero no mucho. Algunas personalidades firmes son casi veneradas ahora.”

El Príncipe Eminente.

Mentori se estremece. “Hubo más de diez mil de mi orden que solicitaron por el puesto que tengo yo ahora,” él contesta. Fui juzgado como el más apropiado, el más erudito y elocuente maestro entre todos ellos. Y aquí estoy, apenas establecido en mi nueva tarea e inmediatamente siento que estoy conociendo a un maestro mejor de lo que yo quizás nunca llegue a ser.”

“Favorecidos son los mortales, mi querido Hermano,” respondió Urantja. “Sufrimos de hambre y pobreza, y la lista sigue, discriminaciones de toda clase—aún en la Mansión de los Mundos, todavía—pero tenemos mucha suerte. Aprendemos mucho en el camino. Los desastres que acontecieron en nuestro pequeño planeta Urantia, puede decir uno con mucho derecho, se han pagado ellos mismos muchas veces porque nos hemos convertido en Sus servidores de más confianza.”

“Hermana Urantja, confidencialmente ahora, un aparentemente preocupado Mentori sugiere, “sabes muy bien de mi gran aprecio para ti y para tu oportuna misión, mi querida amiga. Sin embargo supuestamente yo supere a diez mil de mi familia espiritual, yo percibo en ti un maestro inigualable en este reino, en mi orden, entre mis conocidos de incontables millones de años. Has transmitido en el mensaje de que yo me he vuelto muy orgulloso, pero sin decírmelo. Me has informado de que soy impaciente, pero sin herir mis sentimientos. Nosotros los de nuestra creada orden estamos verdaderamente muy bien informados, pero carecemos de casi toda la experiencia del espacio/tiempo. Te agradezco, Urantja, con todo mi corazón, y sería un gran honor para mí si tú me consideraras tu más eterno y agradecido amigo y me acompañaras esta tarde a la veneración.”

Mentori duda, pero solo momentáneamente, entonces parece asegurarse a él mismo que la mortal puede ser de confiar muy explícitamente. “Nosotros trabajamos, Urantja milenios sobre milenios en orden para recibir el otorgamiento supremo mental de nuestra Madre. También, trabajamos por eones para ganarnos el Regalo de nuestro Padre del Paraíso. Era impaciente, si, impaciente, lo confieso y egoísta y eso antes que nada. Te agradezco por haberme hecho notar esa gran deficiencia de carácter que yo tengo.”

“¿Que vas a hacer acerca de la situación apremiante de los Sangiks Secundarios? Pregunta ella.

“Veré que sean tratados justamente,” Mentori responde. Estaba muy preocupado de que ellos fueran maltratados. Preocupado de que los mejores de su raza sean reclamados por los Sangiks Primarios y por otros…bueno…simplemente que fueran masacrados.”

“¿Qué harás acerca de la abolición de esclavos, Mentori?”

“Voy a dejar que la evolución decida. Pero enseñaré amor y misericordia.”

“Mi querido amigo,” Urantja responde, “tu me acabas de dar tu palabra. Y dándome tu palabra, ahora te puedo informar lo que ya es sabido en el Paraíso. Tu decisión de dejar que la evolución siga su curso, unida con tu decisión de no dejar que tu nombre sea extraído del registro del Paraíso ha compensado ya tanto como cien veces doble todas las dificultades que mi planeta-hogar sufrió hace mucho, mucho tiempo.”

“Urantja, Yo encuentro eso muy difícil de…”

“¿Creer? Mi visita a tus tierras ha sido la única y la más importante tarea en toda mi carrera universal. Las dificultades—de acuerdo al potencial calculado del Paraíso—proviniendo de tu prematura liberación de la esclavitud de los Sangiks Secundarios hubiera persistido por casi cuatro millones de años en el tiempo de tu planeta. Con seguridad te puedo decir, que eso ahora no pasará. Estarás complacido de saber que las notas enseñan que por el resto de tu carrera planetaria, nunca mas serás tentado a desviarte de los planes del Paraíso claramente perfilados. Mentori, mi querido, querido hermano, tu nombre ha sido anotado en los archivos del Paraíso. Tú eres Mentori el Firme, y es sabido por todos en el Paraíso que tu flaqueaste solamente una vez instigando en este planeta del Padre los grandes planes universales.”

“Te agradezco querida Hermana por haberme informado.”

“Era mi tarea y placer, Hermano Mentori. Los archivos del Paraíso enseñan que tú serás, que tú eres y que siempre serás un sabio maestro por todo tu largo recorrido en el deber en este número 411 del Universo Exterior 1807. Los récords enseñan que tú recibiste el Don mental de la Madre y que la fusión con el Don del Padre fue consumado. No puedo decirte nada más. Tienes que tener fe en la coordinación de estos eventos, Mentori.”

Urantia.

Los dos ellos ahora pasaron una hora en veneración y meditación. Mentori aprende mucho acerca de la traición de Urantia. Él también está muy ansioso de aprender más acerca de su futuro eterno. Urantja también está ansiosa de decirle todo lo que ella sabe. Pero las últimas palabras se han dicho sobre el tema. La ex-mortal había sido informada en gran detalle acerca de lo que podía dejar saber y acerca de lo que tenía que permanecer secreto en el Paraíso. Siempre estaría el peligro de que Mentori podría volverse complaciente y se saboteara él mismo. Ella era una que sometía pruebas de la rebelión, una mortal ascendida quien había sido encargada con esa importante tarea. Urantja había tenido éxito en esta tarea, como sabían ya los Superiores del Paraíso que ella lo tendría.

“Dime sobre el experimental 606 de Satania, mi Hermana,” Mentori sugiere.

“Hubieron grandes pérdidas en nuestro mundo. Para algunos, la existencia en el muy subdesarrollado planeta se volvió demasiado para soportar. Sí, hubieron muchas, muchas pérdidas entre los mortales retrasados.”

Por un rato la de cabellera blanca Urantja se calla, entonces ella habla otra vez. “En estos catorce billones de años, la mayoría de los 10, 000,000 mundos de nuestro Miguel se han convertido en auténticas piezas de exposiciones de Luz y Vida. Su mundo otorgado se ha convertido en un lugar turístico intergaláctico para todas las especies imaginables. Pero sus convertidos ciudadanos mortales se encuentran en lo lejos y en lo ancho en la miríada de universos en el espacio. Los Urantianos son Embajadores, Maestros, Planificadores, y como ellos tuvieron un comienzo tan difícil en la vida, a ellos se les categoriza como muy duros de romper en circunstancias críticas, cruciales y controversiales. Los Urantianos son eminentemente confiados.”

“Yo comprendí desde temprana edad,” Urantja continúa, “que todos los hijos de Dios son el uno al otro en sus Fuentes de Origen espiritual. Las cosas que uno aprende de manera difícil son de valor para todos. Las recompensas más grandes les llegan a aquéllos que confían y creen, no importa que dura se vuelvan las cosas.”

Mentori suspira. “Aquéllos de mi propia clase podrían fácilmente volverse celoso de las grandes ventajas que ustedes los antiguos mortales gozan ahora. Nosotros no tenemos esas ventajas, pero muy frecuentemente deseamos estar en sus lugares en esos períodos de prueba y tribulaciones para poder disfrutar de la maravillosa Ofrenda de vida eterna garantizada con las que ustedes son premiados tan rápidamente. Sin embargo, muy pocos de ustedes aceptan las oportunidades fenomenales que se les da una y otra vez. No lo comprendo.”

“Yo si acepté la oportunidad,” Urantja le asegura a él con una sonrisa.

“¿Qué tan grandes fueron las repercusiones de la traición del Príncipe? Mentori pregunta. “Es mejor que reformule la pregunta. ¿Qué tanto tiempo pasó hasta que los errores del Príncipe fueron totalmente rectificados?”

“Simplemente dos millones de años en el tiempo de Urantia. Eso es solamente como un millón de tu tiempo. Un simple daño sin importancia fue hecho, comparado con todo lo bueno que hizo y que seguirá haciendo para incontables miles de universos que todavía están por nacer. El Paraíso ya ha contado las ganancias pasadas y futuras, Mentori.”

“¿Entonces, a qué llega todo esto, Urantja?”

“Una incomprensible cantidad de amor, belleza y bondad fue sin querer generada como producto que aquellos actos de duplicidad… incomprensible, Hermano. Sólo el Padre sabe cuanto. Nosotros, de nuestra parte—de la parte de los antiguos mortales—sabemos que el Hijo Supremo del Planetario de Urantia por medio de nuestras contribuciones solamente se ha convertido en uno de los más grandes Contribuyentes de todos los Siete Universos de Prueba. ¡Qué experiencia! ¡Qué conocimiento! ¡Qué sabiduría! Tan gran habilidad de prevenir, de anticipar y bloquear sucesos no deseados del futuro. Y todo eso es para el mejoramiento de los Universos en Prueba y aún más para todos los miles de universos periféricos que se están organizando en el espacio.”

“Era un asunto contencioso para mi,” Mentori suspira, “en eso de que parecía tener muy poco progreso ese gran mundo, por incontables e interminables siglos. Pero ahora comprendo que una evolución guiada y no una evolución forzada tiene que ser mi camino. Dile a mis Superiores que yo tendré fe en los resultados de la que parece ser una situación desesperada en mi planeta, Hermana Urantja.”

“Yo te doy “mi despedida”, Hermano Mentori, Urantja responde. “Tengo que ir a enterarme cuál y dónde será mi próximo proyecto.”

Traducido por Loyda Mira.

© Grupo de Progreso 11:11.

Has encendido una Luz y es Luz se convertirá en un Fuego Deslumbrante—ABC-22

¿Que de la Tierra? ¿Que de su Gente?

¿Que de la Tierra? ¿Que de su Gente?

Por cada río que nosotros contaminamos
Un niño habrá nacido,
Y el hablará muchas lenguas.

Por cada extensión de bosque que nosotros talamos,
Un niño habrá nacido,
Y ella llevará en su mente los planos de nuestro futuro.

Por cada especie que nosotros extinguimos de nuestro dominio,
Un niño habrá nacido,
Y el hablará de grandes cosas cuando solamente sea un bebé de brazos.

Y por cada nación que nosotros oprimimos,
Un niño habrá nacido,
Con su mente armonizada a las exhortaciones de los Espíritus Guardianes.

Una nueva raza está ahora apareciendo,
Y en mayores números,
Ellos son nuestros amados niños,
Que nos salvarán de nosotros mismos.


Ser Intermedio Bzutu, Artesano Celestial Athena, y George Barnard.

Traducido por Loyda Mira.


© Grupo de Progreso 11:11—La búsqueda para 11:11

Debe De Haber Buen Humor.

Debe De Haber Buen Humor.
(Desde el Escritorio de George Barnard)

Hace mucho mucho tiempo, cuando mi percepción de aquellos en el reino de los Seres Intermediarios estaba lejos de la verdad. Estaba convencido de que los del “Eleven-Eleven” era mero fantasmas. Esto no estaba mal, porque me ayudaban muchísimo, tanto en el negocio, en los asuntos familiares y sin duda en mi clínica con los pacientes de todas las clases. Mi preocupación principal se centró en su incapacidad por expresar humor, incluso apreciar mis "buenas" bromas.

¿Quién Necesita Una Vida Triste?

Hace mucho tiempo que tome la decision de dar a las personas sin sentido del humar mucho margen, tanto en el negocio, en la vida social, hasta incluso con los parientes lejanos. También en la clínico, donde comenzaba, generalmente, con una conversación alegre y esto, más que cualquier otra cosa, estableció una unión buena entre el paciente y el terapeuta, dando grandes resultados.
No importaba cuanta urgencia o desesperación en la circunstancia, sabiendo que las soluciones se encuentran, se debe celebrar y de cualquier forma hasta incluso adelantado.
Tarde o temprano, sentí que estos “1.111 fantasmas” necesitaban oír que o “se relajasen o que siguiesen su camino”, si no hubiera algún momento para unas buenas risas. Sin embargo, no me di cuenta de que los Seres Intermediarios leía mi mente, puesto que hace mucho tiempo que han estado dando este privilegio y mis bromas fueron perdidas en el limbo llegando mucho más tarde. Eran más que “llamadas de atención.”
A través de los años, ha había algunas ocasiones, cuando mis respuestas eran rápidas y hábiles, les producía una buna risa del corazón. Los Seres Intermediarios demostraron ser muy capaces de salir con algo apropiado e ingenioso en sus mensajes cuando más se necesitaba.
Uno de los Seres Intermediaros más apreciada es Simone (MNO-6), aparentemente parece que sus bromas y sentido del humor atraviesa sus arterias y venas.

¿Y lo demás?

Tarde o temprano, mi vida en este planeta desaparecería y considero el otro Profesor que conocí, mortales ascendidos y Cherubim. Si han de ser carentes de todo el sentido del humor, seguramente desearía ir a otra parte parte, aunque no sabría dónde estaría ésa “otra parte”. Las respuestas serán contestadas muy pronto.
Ayer justamente, un miembro del Grupo de Progreso 11:11 me escribió sobre la medida del “espacio en tiempo” y las muchas horas del día que empleamos en nuestra contribución. Le contesté, "Sí, lo sé. Todos nosotros estamos intentando compensar el breve tiempo que Michael estuvo en el planeta.”
Era una respuesta con chispa y el resultado fue inmediato. Estallé en risa, pero con el conocimiento que un poderoso conexión acababa de hacerse realidad con el Hijo del Creador de este universo. Sentí tanto el amor, tanto disfrute y tanta sorpresa de bienvenida que ÉL sintió sobre mi particular sentido del humor.
Hay humor en cielo, gracias a Dios.
Y sigo riendo.

Traducido por Françoise.

© 11:11 Progress Group
“Sous la Sauvegarde de Michael tout est possible.”
(Cuando estás bajo la protección de Michael, todas las cosas son posibles)

y su Visita a Domicilio

Dr. Mendoza (MNO8) y su Visita a Domicilio.
(Desde el escritorio de George Barnard)

El Dr. Mendoza comentó recientemente lo siguiente: “Continúen y que todo el mundo sepa que hay innumerables sanadores transitando y disponibles que pueden ocuparse no solamente de vuestras enfermedades y desórdenes mentales, pero también de la reestructuración genética de los “aún no nacidos”, se nos ha sido dada por nuestros voluntarios la gran sabiduría, absolutamente incomprensible a vuestras mentes—incomprensible, asombroso—una nueva era prometedora y gloriosa para esas nuevas generaciones aún para venir.”

No es la tarea del Dr. Mendoza y sus “transitados” colegas ir por allí chequeando para ver que todos están sanos. Es nuestra decisión llamar al doctor y creer verdaderamente que él o sus compañeros de trabajo, vendrán y harán lo mejor que puedan. Lo anteriormente dicho por el Dr. Mendoza es un refrán del él: “Tenemos aquí todas estas mentes increíbles y vosotros no os estáis despertando a esta nueva ser, a la nueva era, cuando nos esta permitido realizar nada menos que milagros!”

El doctor no tiene tiempo para las transmisiones en detalle. Él nos hace una visita rápida cuando tiene algo decir cuando se trata de la salud física o mental, dice lo que tiene que decir y desaparece en un flash; para atender la siguiente llamada. A continuación hay una respuesta de un compañero de la lista del 11:11 quien tomó palabra del Dr. Mendoza literalmente, después de algunas semanas de tolerar mucho dolor de una dolencia del tejido.

El compañero de la lista del 11:11 escribió: Quizás el mismo Dr. Mendoza me hizo una visita ayer por la noche mientras dormía. He sido medicado con medicinas muy fuertes y no he podido meditar como de costumbre. Me dormí sin el contacto habitual. Pero ayer por la noche, recuerdo haber intentado introducir una palabra para nuestro queridos Celestiales, “Por favor daros prisa con el proceso de sanción si podáis” Lo ultimo que recuerdo era un caballero con mucho pelo oscuro, con un bigote y con una capa blanca larga del laboratorio. Estaba impaciente e insistiéndome “!Que te calles y vete a dormir para que pueda trabajar!” Esta mañana, me siento mucho más flexible y con menos dolor que he tenido en semanas!

George: Sí, este es nuestro “Terminemos con esto ya” del Dr. Mendoza—practico y al punto. Las formas dulce y cariñosas de las visitas a domicilio son una pérdida de tiempo, pero sucede ocasionalmente.

© Grupo de Progreso 11:11.

Has encendido una luz y es luz se convertirá en un fuego deslumbrante – ABC-22