y su Visita a Domicilio

Dr. Mendoza (MNO8) y su Visita a Domicilio.
(Desde el escritorio de George Barnard)

El Dr. Mendoza comentó recientemente lo siguiente: “Continúen y que todo el mundo sepa que hay innumerables sanadores transitando y disponibles que pueden ocuparse no solamente de vuestras enfermedades y desórdenes mentales, pero también de la reestructuración genética de los “aún no nacidos”, se nos ha sido dada por nuestros voluntarios la gran sabiduría, absolutamente incomprensible a vuestras mentes—incomprensible, asombroso—una nueva era prometedora y gloriosa para esas nuevas generaciones aún para venir.”

No es la tarea del Dr. Mendoza y sus “transitados” colegas ir por allí chequeando para ver que todos están sanos. Es nuestra decisión llamar al doctor y creer verdaderamente que él o sus compañeros de trabajo, vendrán y harán lo mejor que puedan. Lo anteriormente dicho por el Dr. Mendoza es un refrán del él: “Tenemos aquí todas estas mentes increíbles y vosotros no os estáis despertando a esta nueva ser, a la nueva era, cuando nos esta permitido realizar nada menos que milagros!”

El doctor no tiene tiempo para las transmisiones en detalle. Él nos hace una visita rápida cuando tiene algo decir cuando se trata de la salud física o mental, dice lo que tiene que decir y desaparece en un flash; para atender la siguiente llamada. A continuación hay una respuesta de un compañero de la lista del 11:11 quien tomó palabra del Dr. Mendoza literalmente, después de algunas semanas de tolerar mucho dolor de una dolencia del tejido.

El compañero de la lista del 11:11 escribió: Quizás el mismo Dr. Mendoza me hizo una visita ayer por la noche mientras dormía. He sido medicado con medicinas muy fuertes y no he podido meditar como de costumbre. Me dormí sin el contacto habitual. Pero ayer por la noche, recuerdo haber intentado introducir una palabra para nuestro queridos Celestiales, “Por favor daros prisa con el proceso de sanción si podáis” Lo ultimo que recuerdo era un caballero con mucho pelo oscuro, con un bigote y con una capa blanca larga del laboratorio. Estaba impaciente e insistiéndome “!Que te calles y vete a dormir para que pueda trabajar!” Esta mañana, me siento mucho más flexible y con menos dolor que he tenido en semanas!

George: Sí, este es nuestro “Terminemos con esto ya” del Dr. Mendoza—practico y al punto. Las formas dulce y cariñosas de las visitas a domicilio son una pérdida de tiempo, pero sucede ocasionalmente.

© Grupo de Progreso 11:11.

Has encendido una luz y es luz se convertirá en un fuego deslumbrante – ABC-22

Cada Buena Acción Merece Otra

Cada Buena Acción Merece Otra.
(¡Aja, claro que si!)
Si este fuera un mundo perfecto, esa frase podría ser siempre verdad.  Este no es mundo perfecto en lo absoluto.
Si nuestra lista PHP – el sistema que usamos para distribuir estos mensajes, transmisiones y disertaciones – fuera un sistema perfecto, nosotros en ocasiones no tendríamos que lidiar con un suscriptor frustrado – algunos de ellos viejos y queridos amigos.  Nuestra lista PHP tampoco es perfecta.
Cada mensaje que recibe tiene por convención que tener una capacidad de suscripción o rechazar la suscripción.  Sin eso, muchos de los proveedores de servicios de Internet considerarían los mensajes de nuestros Maestros Celestiales como un SPAM (mensajes comerciales por medio del correo electrónico) y eficazmente nos bloquearían de proporcionar el servicio.
Por lo tanto, si usted está traspasando nuestras reproducciones Celestiales a un(a) amigo(a) y ese amigo(a) decide suscribirse a través de la copia del e-mail que usted le remitió, eso automáticamente le quitará la suscripción de usted, y su “buena acción” resultará en que usted no seguirá recibiendo los mensajes.  En efecto, su amigo(a) sin darse cuenta cambió su dirección de correo electrónico por el de él o ella.
Lo mejor es eliminar el detalle de la suscripción/interrumpir suscripción en lo que usted esté remitiendo a sus amistades.  Y si usted se suscribió a través de una copia remitida, por favor infórmele el hecho de que su acción accidentalmente lo(a) omitió de la lista del 11:11.
http://www.1111publishers.com/list/ es donde usted se puede suscribir.  Remitir una copia significa que su buena acción no será “recompensada” por haber sido omitida de las listas del 11:11.
Dios lo bendiga…
George Barnard.
Lista para el Grupo Progreso 11:11.

La Barrera Protectiva.

La Barrera Protectiva.
(Desde el Escritorio de George Barnard)

La mayoría de nosotros, estudiantes y participantes de la Construcción Akásica, Curadores por medio del Reiki, Receptores, y Espectadores Remotos, solamente nos podemos culpar a nosotros mismos por nuestras casi y completas fallas—levantamos barreras en nuestro progreso, espiritualidad, asuntos de salud y bienestar financiero, y hacemos eso de una u otra manera.  La dificultad esencial que debemos enfrentar es el temor.  Tememos fallar, tanto como le tememos al éxito, entonces creamos barreras personales que nos detienen.
Sin embargo, esto es un reporte sobre una barrera muy positiva y utilizable.

La mayoría de nosotros, estudiantes y participantes de la Construcción Akásica, Curadores por medio del Reiki, Receptores, y Espectadores Remotos, solamente nos podemos culpar a nosotros mismos por nuestras casi y completas fallas—levantamos barreras en nuestro progreso, espiritualidad, asuntos de salud y bienestar financiero, y hacemos eso de una u otra manera.  La dificultad esencial que debemos enfrentar es el temor.  Tememos fallar, tanto como le tememos al éxito, entonces creamos barreras personales que nos detienen.
Sin embargo, esto es un reporte sobre una barrera muy positiva y utilizable.
Tamara Chelsey y Eduardo Willis.
Tamara Chelsey fue una colega con la que trabaje frecuentemente en el ambiente de clases con un número de psíquicos que se estaban iniciando.  Ella y yo aprendimos mucho el uno del otro, al igual que de nuestros estudiantes.  Mi tiempo con el profesor Eduardo Willis, un profesor de Psicología, fue diferente porque no había nada que yo pudiera enseñarle a Ted Willis.  Él parecía saberlo todo.  Willis semejaba a una biblioteca viviente de información psíquica y espiritual.
Chelsey y Willis a menudo me inculcaban la importancia de “construir o de solicitar la instalación de una barrera”, una barrera protectiva, para estar seguro.  En 1972 hice (pedí) exactamente eso.  Había una barrera alrededor de mi hogar, mi fábrica, y mi familia, ya sea que estuvieran en casa, en la escuela o de compras.  Había una barrera alrededor de mi carro, aun en marcha.  Parecían algo casi claro, cúpulas blancuzcas bastante tenues y estaban instaladas permanentemente, subsistiendo año tras año.
En aquellos primeros años, además de ver a mis “Espíritus Guardianes”—apropiadamente llamados Intermedios—a menudo detectaba otras entidades que realmente no me impresionaron mucho y sentía que tenía que mantenerlos fuera de mi ambiente.  Lo que no me daba cuenta es que las barreras también mantendrían a visitas humanas indeseables.  ¡Lo hacían!  La cúpula transparente protectora de mi hogar terminaba en la ancha entrada de nuestra granja de pasatiempo, apenas cubriendo dos arbustos florales en cada lado del camino de concreto.  La cúpula no dejaba entrar a visitantes indeseables.
Una Furgoneta Verde.
La calle donde yo viví se llamaba Camino Montana.  Nuestra casa tenía una vista de muchas millas de valle y a lo lejos una escarpa.  Toda el área había sido repartida en lotes de 5 acres, pequeñas granjas, pero prácticamente cada hombre, mujer y niño se iba del área durante cada día laboral.  Eran personas envueltas en sus negocios, profesiones; y sus hijos tal como los de nosotros estaban en las escuelas.
Algunas veces durante el año 1980 una furgoneta grande de color verde ocasionalmente se miraba conduciéndose hacia estos terrenos en gran parte despoblados, poco después oiríamos la noticia de que otra residencia había sido vaciada de todos sus objetos de valor.  Una y otra vez, familia tras familia llegaría a casa para encontrarla vacía.  No dejaban nada de valor para la familia.  También vaciaban neveras y congeladores.  Incluso la ropa de cama y de vestir se la llevaban.  Los posibles culpables, los muchachos en la furgoneta verde, sabían como causar dolor en el joven y en el viejo.
El Turno de Robar a los Barnard.
Era un jueves (día de pago para mi personal) en agosto de 1980, puede que en nuestra calle haya sido el único que estaba en casa trabajando en un nuevo diseño en mi pizarra.  Pronto sería hora de irme al banco para recoger el dinero de la planilla para los hombres y mujeres empleados en nuestra compañía.  Casi en silencio, una furgoneta verde llegó a nuestra propiedad, y desde detrás de la cortina miré a dos hombres grandes que venían en el camino de la entrada.  Inteligentemente pensé que era hora de alertar a la policía.
Los dos caminaros hasta los arbustos florecidos y se pararon.  Por un momento ellos parecían estar desconcertados.  Seguidamente ellos dieron una vuelta de 180 grados y se fueron de regreso a la furgoneta.  Ellos se detuvieron “con sus narices para arriba en esa barrera de 8 años” y cambiaron sus planes de robar a los Barnard.
La Única Barrera Que Necesitamos.
Durante todos esos años esas barreras existieron, no hubo accidentes, industrial o domestico, no mas robos (pasamos un período muy malo antes de que se crearan las barreras) y no accidentes automovilístico con ninguno de los carros de nuestra pequeña flotilla.  La “barrera protectora”—y posiblemente Dios pueden tener una idea de la manera que están hechas—debería de ser la única barrera que se construya.  El universo es nuestro para que intrépidamente “lo recorramos” hasta saciarnos para sanar, aprender y progresar.
Esto es solamente un pequeño pensamiento de George Barnard.
Traducido por Loyda Mira.
© Grupo de Progreso 11:11.
Todas las cosas son posibles cuando se hacen bajo las Alas de Miguel.
http://1111espiritusguardianes.1111spiritguardians.com
http://board.1111angels.com/viewforum.php?f=24

Llámenlo un Milagro

Sólo Ligeramente Reprimido

 

 

En la transmisión previa, el Dr. Mendoza señala: “Deseo que recuerdes ahora un ejercicio de curación en el cual ambos tuvimos nuestra parte. Esto nos lleva de regreso al verano de 1959...(corte).

 

Ese ejercicio de curación no fue registrado en la transmisión adjunta. De hecho, nunca ha sido escrita. Y no hubo palabras para registrar este día, tampoco. Fue “revisitada” y fue “revivida”, como si sucediera nuevamente, justamente aquí y entonces.

 

Lo tengo que revivir, porque como yo lo entiendo ahora, esto ha sido reprimido ligeramente, únicamente en cierto sentido en la superficie de mi mente cuando un miembro de mi familia podría recordármelo. Fue traumático y vigorizador, pero como tal uno podría tener la tendencia regresarlo a nuestra mente –“sólo un poquito sobre el horizonte de la memoria diaria”.

¡Porque fue terrorífico!

 

Un Día en la Playa

 

El traje de buceo, las toallas y la sombrilla de playa fueron empacados dentro de nuestro automóvil. La presión de aire de las llantas fueron revisadas porque podríamos viajar en un camino lleno de baches. Me aproximé nuevamente a nuestra pequeña vivienda para levantar el último artículo que llevaríamos –una hielera grande de metal- mi entonces pequeña hija de pie en la entrada, sosteniendo esa hielera.

 

Sin tener más de dos años de edad, ella ha arrastrado la pesada hielera desde la cocina y estuvo sosteniéndola para mi para sacarla de allí. Había una expresión de gran esfuerzo en esa carita inflada. !Esa hielera empacada era demasiada pesada para ella¡

 

Rápidamente me moví hacia ella para sostener la hielera, pero fue demasiado tarde. Ella perdió su manija y la hielera cortó el borde y golpeó el último dedito justo en su pie.

 

Un Servo Mecanismo

 

Levanté a la niña y la coloqué en el sillón. Levanté las piezas diversas de su dedo y las reuní dentro de una jarra de solvente y entonces con cuidado las regresé donde habían estado.

 

Me convertí en un servo-mecanismo, un robot, pareciera que no tenía un simple pensamiento por mí mismo, y cuidadosamente reajusté esas piezas que cortaron el dedo a donde pertenecían. En ningún momento me dí cuenta que había solo un mínimo de sangrado y ni por un momento esperé que ese dedo no curara. Algo parecido a eso ha sucedido en unas dos ocasiones anteriores. Fue en ése momento que “alguien desconocido” controló mi mente.

 

Aunque nuestro día en la playa fue totalmente echado a perder, no hubo una señal prolongada de daño en ese pequeño pie, sólo unas horas después de ese “increíble” ejercicio de curación.

 

Tendría que haber esperado todavía muchos años para saber quien estuvo usándome de esa forma. Fue el Dr. Mendoza, como lo supe después. Ahora lo sabemos.

 

La Contraindicación para el Éxito

 

Considero ahora esto diferente a tener éxito. La pesada hielera de metal tenía un borde inferior relativamente afilado – las uniones mas finas de Pittsburgh- e hizo un corte considerablemente limpio en el dedo gordo del pie izquierdo de la niña, pero que cortó a través de venas sanguíneas, nervios, tejido conectivo y músculos, dejando las pequeñas piezas de hueso expuestas.

 

La micro-cirugía estaba en su infancia y difícilmente me interesaba. E incluso si estuviera avanzada, yo no tenía idea de cómo tratar la herida y conservar esa pequeña pieza de dedo unida a su uña.

 

Yo he sido “movido a moverme” y otro ha controlado enteramente mi mente.

 

Pero lo más extraño de todo fue lo que yo estuve haciendo con esa pequeña parte del cuerpo. Lo cubrí con trementina y si eso no fuera lo suficientemente horrible, ese solvente estaba sumamente contaminado con aceite de máquina.

 

A Form of Self-Punishment.

 

Las siguientes horas fueron de emociones devastadoras. Como si despertara de un mal sueño, comencé lentamente a darme cuenta lo que había hecho. Visiones de la más pequeña creciendo y conviertiéndose en una atractiva jovencita y diciendo a todos los que deseaban saber como su papá le echó a perder cada oportunidad de usar sandalias por no llevarla con el doctor en el momento crucial.

 

Inesperadamente, llegaron unos visitantes y agregaron que percibieron mi necesidad urgente por sentirme extraordinariamente culpable por lo que yo había hecho. Lo peor de todo fue la reacción de la madre al trauma del año. Estaba histérica, pareciera inconsciente de cualquier “historia en condiciones normales”.

 

Pronto comencé a dudar que había hecho lo correcto para salvar ese pequeño dedo.

Pero ese pequeño dedo estaba bien y todavía hace lo que los dedos gordos hacen. No hay señal de falta de sensibilidad, no hay marcas o alguna pequeña cicatriz, no hay evidencia de lo que sucedió ese pavoroso domingo de Diciembre de 1959.

 

Sólo una teoría actual

 

El Doctor Mendoza había estado allí para guiarme en ese extraño ejercicio de curación. El sólo ha mencionado que es uno de sus extraordinarios éxitos de sus “negocios” que él hace. Algunos que son testigos del evento todavía lo llaman un milagro, pero yo no creo en demasiados milagros, si los hay. Yo soy testigo de un evento que permanece sin explicación, es todo.

 

Sólo tengo una teoría extravagante y no probada.

Al tener el control sobre el ‘elemento’ que es el tiempo, nuestro compañero Intermedio ayudante puede tener la habilidad de dar reversa al tiempo en alguna forma que permitió volver ese dedo a como estaba previamente. Y quizá esto explica algunos de los trabajos de Jao de Deo, Arigo, “El Cirujano del Cuchillo Oxidado”, mi amigo, Plácido de las Filipinas.

 

Para lo que sucedió, yo siento que esa sucia y negruzca trementina probablemente trabajó tan bien como la saliva diaria, o como la mantequilla suave de cacahuate o el aderezo de ensalada del Tío Dan en esa circunstancia “milagrosa” –el tipo del cual encontraremos más y más.

 

Dios Bendiga a esos Amigos Intermedios siempre alertas que están a nuestro servicio.

 

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez


El Grupo del Progreso 11:11 ©

Toujours au Service de Michael.
Siempre al Servicio de Miguel.

Visiones de Tecnología Celestial

(Desde el Escritorio de George Barnard –03/01/2003.)

 

 

Aprobación Concedida

 

No hay nada que suceda por coincidencia en ningún lugar en los universos, ni siquiera en el lugar más alejado, aunque pareciera descuidado en sus pequeñas esquinas. Todo tiene una razón y todo ello debe tener sentido para nosotros en algún momento en nuestra carrera eterna.

 

Es una tarea importante para nuestros Maestros Celestiales el traernos las lecciones de un Creador de Todo amoroso que nos hace saber lo que sucede en Sus universos remotos – una educación que sólo está limitada por lo que realmente deseamos conocer.

 

No hay duda de que a todos nosotros se nos ha dado un obsequio al ‘ver  las cosas con el ojo de la mente’ y es a través de la búsqueda de cualquier creación, que podemos acrecentar nuestros dones innatos de visión psíquica.

 

Inclusive nada sucede sin que la aprobación sea concedida y con frecuencia sin que haya una solicitud. Sólo es con buenas maneras que se pide.

 

Alguien y en algún lugar está a cargo el permitirnos o el negarnos la percepción de las realidades que suceden lejos en el pasado, el presente o el futuro.

 

Todo esto es básico y necesario por conocer.

 

 

Reflectividad del Universo

 

 

Nuestras habilidades innatas para recibir mensajes verbales y visuales e inclusive el aroma de rosas en distantes lugares puede variar un poco. Sin embargo, todos tenemos la habilidad para utilizar lo que nuestros Amigos Celestiales llaman Reflectividad del Universo –un sistema de comunicación que nos permite percibir eventos distantes, mente a mente e inclusive sin milisegundos de retraso.

 

Inclusive memorias de eventos pasados a todo color pueden ser trasnmitidas por este mismo medio.

 

Más sorprendente, la información del Paraíso de un futuro lejano puede ser irradiados hacia nuestras simples mentes mortales – mentes que están de otro modo ‘cerradas en un tiempo lineal’, ya que sólo miramos y escuchamos en el mundo material con nuestros ojos y oídos.

 

Necesitamos estar atentos para aprender algo nuevo, aceptando lo que podemos mirar de esta manera, y debe haber una razón para aprender lo que llega a nosotros.

 

Desde que nosotros somos aprendices lentos comparativamente con las sorprendentes mentes celestiales avanzadas que nos rodean, nuestros Maestros Celestiales nos proporcionarán en palabras y visiones por una segunda ocasión, una tercera e inclusive varias más.

 

Esto fue así, justamente ayer.

 

 

Tecnología Celestial

 

En respuesta a la solicitud de ayuda al Dr. Mendoza por parte de un suscriptor –específicamente el Intermedio Secundario, el Dr. Mendoza o MNO-8 – nuestro veloz amigo arribó al domicilio del mencionado suscriptor al mismo momento que Yo le solicité en el nombre de mi amigo para que el Doc lo hiciera.

 

Estando en meditación observé al Doctor Mendoza platicar con algunas personalidades celestiales ya presente en la escena. Entonces una caja rectangular se puso a la vista. Había dos tubos que se extendían desde la caja y Mendoza conectó uno de ellos dentro del área del chakra del corazón y el otro a diez o doce pulgadas por debajo de éste.

 

Fue hecho ‘esto’ por el Intermedio. Él salió de allí mientras un Querubín ‘enfermero’ monitoreaba el progreso en mi amigo así cómo la extraña caja se llenó de alguna forma de energía que fue necesitada por este mortal.

 

 

Sin Favoritos

 

Con frecuencia he solicitado al Dr. Mendoza que me diagnostique cuando me falta energía o cuando me siento sin color. Yo estoy obteniendo a mi, a veces, parecer que le hablo a mi dedo pulgar o a mi ombligo.

 

Mendoza prefiere trabajar en el cuerpo humano cuando el propietario se encuentra dormido. En algunas ocasiones le he escuchado decir, “Voltéate” y sin estar propiamente despierto, hago eso.

 

Mientras que Mendoza tiene muchos amigos, no tiene favoritos.

 

Mientras Mendoza tiene muchos Asistentes Querubines que diagnostican sus casos, él no es el único Sanador/Intermedio Secundario empleado en el cuidado de sus primos humanos.

 

Y mientras cualquiera de nosotros pueda, a un tiempo o a otro, necesitar una curación de este tipo, necesitamos saber que está disponible para nosotros.

Y simplemente pregunta muy fuerte para sentirte bien.

 

 

Y (!qué risa¡) ahorra en facturas de doctores en este proceso.

 

 

 Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez

 

El Grupo del Progreso 11:11 ©

“Siempre al Servicio de Miguel”