Mis Visiones

Julio 16 de 2003

 

Hace cerca de un año tuve la sorprendente visión del quebrantamiento de una iglesia con forma de catedral. Las ventanas se encontraban rotas y la puerta fue movida a la mitad de sus bisagras.

 

Posteriormente observé un cuadrado de asfalto al frente de esa iglesia y en el momento siguiente estaba de pie junto a un río con aguas que fluían y que limpian las piedras de ése río.

 

Después me encontré sobre una elevación, mirando hacia la distancia. El aire se respiraba fresco y limpio como si hubiera llovido y había un aroma de pasto recién cortado en el aire.

 

Hoy, en mi meditación, inexplicablemente regresé a esa pacífica escena de hace tanto tiempo.

 

Jesús estaba de pie junto a mi y Él me pidió que caminara de regreso con Él hacia la derruída catedral .

 

Cuando llegamos ahí, Él procedió a quitar las bisagras de las ventanas y así la luz podría ingresar hacia la iglesia. Esto hizo que algunas personas dentro de la iglesia se despertasen y salieron.

 

Algunos de ellos clavaron sus pies en el asfalto porque todavía tenían en sus mentes si debían abandonar o quedarse con esa iglesia, pero entonces ellos siguieron a los demás y comenzaron a caminar hacia el río para ser limpiados con el agua del río.

 

Le pregunté a Jesús si Él podía tirar también la puerta, sólo en caso de que todavía hubiera más gente en la oscuridad.

 

Él lo hizo y así más gente pudo salir y todos ellos también fueron limpiados en el río.

 

Después de esto, todos nos quedamos de pie haciendo un círculo en ésa verde elevación y más y más gente se unió a nosotros. Todos nos tomamos de las manos y glorificamos al Padre del Cielo.

 

Todos fuimos libres.

 

Después de un tiempo, yo comencé a preguntar si podría haber más personas dentro de ésa iglesia derrumbada y entonces Jesús y yo caminamos de regreso al edificio.

 

Mientras entrábamos, la Presencia de Jesús iluminó el interior de la iglesia y observamos recostados algunos cuerpos ennegrecidos y marchitos.

 

Jesús dijo: "Esos son aquellos a quienes la Presencia del Padre los ha abandonado debido a sus actos malvados. Incluso Yo no puedo resucitarlos. Nuestro Padre negociará con ellos en Su propio tiempo. Dejémoslos descansar."

 

Dimos la vuelta, y caminamos de regreso a las verdes laderas para reunirnoscon los demás en la alegría.

 

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez


El Grupo del Progreso 11:11 ©

Toujours au Service de Michael.
Siempre al Servicio de Miguel.

¿Coincidencia? ¡No me parece! ¡Son los Seres Intermedios!

Escrito por Denis Neumann
Editado por George Barnard.

Esta historia nos lleva de regreso al año 1953, y en ese momento mi madre y yo vivíamos en un hotel de playa en Santa Mónica, California. Yo tendría en ése entonces unos 15 o 16 años de edad.

Una tarde caminé hacia el pueblo para ver una película en el cine y después del espectáculo regresé caminando por una ruta diferente. Eran aproximadamente las 9:30 de la noche. Me fui dando cuenta de mis alrededores. Pensé que había caminado hacia el oeste y que pronto encontraría la playa y luego el hotel.

Pronto me aproximé a algo que pensé que era un bar, donde estaba un grupo de jóvenes de pie quienes estaban conversando. Había quizá sólo 30 pies de distancia (10 metros aproximadamente, nota del traductor) entre nosotros, cuando algunos de ellos me observaron y se movieron hacia la mitad de la banqueta para interceptarme.

En ese preciso momento, sentí que estaba dentro de un gran problema.

Esta no era una calle principal y no había otros peatones ni automóviles ciculando por la zona.

Podría haber tomado la decisión de dar vuelta y correr o mantenerme caminando hacia ellos, cuando dos policías salieron de un callejón justamente a pocos pasos y enfrente de mí.

En este punto, los detalles de lo que puedo recordar son un poco imprecisos, pero los policías me preguntaron amablemente qué andaba haciendo a esas horas. Después de explicarles que había ido al cine a mirar una película y estaba caminando de regreso hacia la playa, me dijeron cómo regresar a mi hotel, y también me dijeron que no debería haber tomado esa ruta de regreso.

Ellos caminaron conmigo y pasamos al grupo del bar. Unos momentos después, cuando voltée a mirarlos, los policías estaban charlando con el grupo. Me dí cuenta en ese momento que escapé de una golpiza o incluso algo peor.

Escribo esto para las listas 11:11 porque sucede que ni antes ni después de este momento ví a ningunos dos policías a pie en un vecindario semi-residencial como este. ¡Y su llegada fue perfecta!

¡Muchas gracias nuevamente, amigos Intermedios!.

Reenviado por El Grupo del Progreso 11:11

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez

 

El Grupo del Progreso 11:11 ©

Que el Amor prevalezca en la Tierra.

¡Necesito una Prueba!

“Es una Promesa”

Peter Crighton había sido editor por muchos años. Ahora es un editor independiente, exitoso y ha mantenido una imprenta por mucho tiempo. El tiene alrededor de cincuenta años de edad.

Sentado enfrente a mi escritorio, él luce sorprendido, pensativo y aparentemente convencido de que “este tipo George Barnard” perdió la cordura hace mucho tiempo. Crighton ha hojeado una docena de páginas de uno de mis manuscritos 11:11. “Yo sólo soy una persona promedio”, me dijo. “Estuve casado durante veintinueve años. Tuve tres hijos y una hija. Voy a la iglesia con mi familia todos los domingos, y nunca...” Hizo una pausa y me dio otra mirada de ‘este pobre loco’ “...nunca, ni una sola vez he experimentado ni remotamente en mi vida estas cosas misteriosas, psíquicas, espirituales y bastante extrañas”.

“Tu vida va a cambiar” le dije, preguntándome de dónde había surgido tal idea. “Algo totalmente extraordinario va a suceder”, agregué. “Es una promesa”.

Ahora se que mis amigos los Espíritus Guardianes estaban trabajando y ellos hicieron que yo dijera esas palabras.

Crighton señaló el manuscrito. “Esto es demasiado”, me dijo. “No creo que haya mucha gente que crea lo que escribes. ¡Lo que necesito es una prueba de esto!”

“Hazme saber cuando algo espiritual te suceda, Peter. Ya tienes mi número telefónico. Esto podría tomar sólo unos dos o tres días”.

Ningún Huevo Sobre En Mi Rostro

Peter Crighton se retiró, y estuve preguntando con afán a los 1.111 Espíritus Guardianes si ellos había hecho que yo dijera estas cosas, y ellos me aseguraron que pronto habría un milagro menor. Yo consideraba a aquel padre de cuatro adultos jóvenes como un contacto importante con el cual me gustaría hacer algún tipo de negocio.

Aunque los Espíritus Guardianes con frecuencia me hacen decir cosas, esto fue importante por los acontecimientos que pronto sucederían. Yo no quería ningún huevo sobre mi rostro. Y además, la fe de este religioso asistente a la iglesia podría verse fortalecida cuando algo “fuera de este mundo” pudiera llegar y dentro del tiempo establecido.

Dos días después Peter Crighton me telefoneó. Algo había sucedido, que le había sido dado prueba suficiente de que realmente fue a “continuación”. La prueba había llegado en la forma de mensaje a través de una jovencita de trece años y escrita una pocas horas antes de que ella muriera como resultado de un ataque epiléptico masivo.

Crighton me envió una copia del escrito de la jovencita por correo electrónico.

A continuación el escrito de la niña.

No te retrases. KOMERLI.

ESTA HISTORIA FUE ESCRITA POR KATHRYN, ALREDEDOR DE OCHO HORAS ANTES DE SU MUERTE SÚBITA E INESPERADA.

“JUVENTUD ETERNA”.

Escuché el sonido de una campana. Quise mirar hacia fuera de mi ventana. Vi en la siguiente puerta una ventana con luz; entonces escuché un estruendo. Luego miré las más increíbles cosas que tú no podías imaginar sucedieran. Chispas de colores alegres brillaron fuera de la ventana de la puerta que está junto a la mía. Lo sentí como si fuera mágico; fue algo así como un impulso. Me hicieron correr desde mi cama hacia el cuarto donde venían los resplandores de luz.

Mientras yo entraba no podía ver nada porque el cuarto estaba demasiado brillante, pero escuché esto, “El timbre en tu dedo izquierdo es para regresar, sólo di casa y te llevará de regreso a ella. El timbre en tu dedo derecho es para continuar, sólo di continuar y así será”. Entonces con una ráfaga de humo yo me desvanecí. Pocos minutos después me encontré a mi misma en un lugar que se veía muy aburrido y poco atractivo, pero repentinamente sucedió una cosa extraña. Apareció un gran león dorado y comenzó a cantar.

De su boca salieron hermosos sonidos. Entonces pastos, árboles, montañas, arroyos, flores y animales surgieron de la nada y la tierra parecía el paraíso. Luego el león cantó algo más y gente pequeña comenzó a aparecer. Pronto hubo una villa entera de gente joven. Entonces me armé de valor y me acerqué al león. Luego yo dije, “Aquí estoy. ¿Quién eres tu?”

“Yo soy Komerli, el león de la juventud y tu estás, querida mía, en la tierra de la juventud eterna, donde nadie crece más allá de los veinte años. ¿Podría preguntarte qué estás haciendo aquí en mi tierra?”

“Bueno Señor, me desperté, miré fuera de la ventana de mi habitación y observé algunas luces de colores alegres. Mientras observaba esto, algo me hizo correr desde mi habitación a la puerta del cuarto siguiente. Cuando entré, no podía ver nada, pero escuché esto, 'el timbre en tu dedo derecho es para continuar'”.

“Mmmmmm”, dijo el león. “¿Deseas estar aquí sólo por un tiempo o quieres regresar a casa?”

Por un tiempo – pensé – y dije, “Qué puedo perder, si puedo estar aquí. ¿Está bien, Señor?”

“Sí, pero no me sigas llamando Señor. Llámame Komerli. ¿Esta bien? Ven, busquemos un lugar para ti”.

Mientras caminábamos juntos, yo dije, “¿Komerli, puedo traer a mi familia aquí?”

“Déjame pensarlo. Pregúntame eso después. ¿Está bien?”

ESCRITO POR KATHRYN MARY MURRAY
13 AÑOS DE EDAD.

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez.

© Grupo de Progreso 11:11. 
Que el Amor prevalezca en la Tierra.

Espías Celestiales - 1.

(Desde el Escritorio de George Barnard.)

Nada Sucede Sin Aviso.

Esto se parece al Gran Hermano que nos observa. Desde que tendemos más frecuentemente a referirnos a los Cuidadores Seráficos como femeninos, podríamos sugerirla como la "Gran Hermana" que nos observa. Y cuando en el caso de alguien que se ha elevado a cierto nivel de espiritualidad, o alguno tiene una relación de trabajo con uno o más de los Seres Intermedios, siempre hay dos Grandes Hermanas observándoles. También hay dos pequeños Querubines espías ‘soplones’ en servicio.

Se podría incluso sugerir que el ficticio Gran Hermano de George Orwell en ‘1984’ no fue un remiendo de las Grandes Hermanas de Miguel. Ellas saben lo que nosotros pensamos, lo que planeamos y mayormente ellas saben lo que haremos después. Son las Súper Detectives de los universos.

Porque nada sucede sin aviso.

No Es Un Camino Espiritual.

Desde los seis o siete años de edad, quizá incluso antes, he estado consciente de los Seres Celestiales. No hay gran misterio por ‘escucharlos’ o incluso ‘verlos’ en algunas ocasiones. Este regalo probablemente se deba a un arreglo genético individual que es una habilidad innata, pero los pensamientos pueden ser entrenados, incluso entrenados por sí mismos.

Los Seres Intermedios se conviertieron en mis amigos y con su consejo yo viajé hacia los Estados Unidos en el año 2000. Por cumplir con su encomienda, fui recompensado con un ‘racimo de amigos’ quienes me quitaron algunas malas heridas de años anteriores. Fuimos una asociación humana/celestial trabajando para el bien de aquellos que llegaron a nuestro contacto. Mayormente observamos juntos a pacientes con traumas severos.

En ningún momento me he visto a mí mismo como transitar particularmente en una ruta espiritual de suprema importancia. Ellos desearon que yo fuera a los Estados Unidos y confié que tenían una razón para hacerlo y para tenerme trabajando.

Relaciones Públicas Celestiales.

Imaginen mi sorpresa cuando un receptor/transmisor norteamericano puso una transcripción en un foro público diciendo cosas inaceptables acerca de mi, con información supuestamente recibida de Maquiventa Melquisedek.

Ahí y entonces decidí completar el trabajo que yo me propuse cumplir en los Estados Unidos como lo prometí, regresar a Australia y olvidar la asociación por el bien. Podría tener una vida, disfrutar del retiro e ir a pescar o desenterrar algunos ópalos.

Sin embargo, hubo la posibilidad de que la transmisión tuviera errores humanos - una predisposición de parte del receptor. Si no era así, podría ser uno de los pocos casos en que las relaciones públicas celestiales salieron mal.

Aunque no fue mi error, no podía preguntar. Fue en todo caso de parte de los Seres Celestiales el que quitaran ese error de la interesante transmisión de un amigo de Rockford Bay, Idaho, recibida de Miguel y Maquiventa.

Tú Tienes La Opción.

Me pareció correcto el tomar, -sin merecerlo-, toda la culpa por los ‘desentendidos’ y escuchar lo que podría venir de Maquiventa.

Él dijo que lamentaba los desentendidos también, pero prefería buscar una relación personal conmigo, una vez que yo hubiera regresado a Australia. Él tiene toda la ayuda que necesita para acercarse a mi donde sea.

Entonces llegó Miguel y señaló que yo no necesitaba ir a través de nadie que fuera Él, si yo lo deseaba. Esto fue una opción - una elección por hacer.

Mucho trabajo se ha acumulado para mi en Australia, y tomó algún tiempo antes de que yo le diera a Maquiventa una propuesta. Yo decidí que el error humano fue culpa de una recepción fallida y le dije al Jefe Intermedio Bzutu que yo no estaba resentidos.

Dentro de esos días Sandy Montee comenzó a poner sus transmisiones diarias en una lista donde yo me suscribí y unos pocos días después, una herida se abrió y casi pierdo el uso de mi brazo y pierna izquierda.

¿Qué Anda Mal Contigo?

He tenido dificultades para mi propia alimentación, problemas de mecanografía pero leí las transmisiones de Sandy con sumo interés, porque cada día ella describía algo que fue buen uso para mi.

La ‘élite auto-apuntada’ en esas listas de suscriptores le fueron dando a Sandy muchas críticas, diciéndole a ella que no pertenecía a ese lugar y yo decidí enviarle a ella un mensaje de aliento; no te preocupes de esos que te distraen, chica.

La mañana siguiente recibí una respuesta de ella. Escribió: Estas palabras que llegan de Maquiventa son para ti personalmente, eso creo, George. Espero que no te alarmes. Él desea saber, ¿ Qué te sucede? ¿Qué no puedes mantenerte de pie? Así fue. No podía mantenerme derecho. Al tiempo tuve muchas dificulades, mi hombro izquierdo estaba sobre el escritorio, mi brazo izquierdo estaba inutilizado y mi nariz estaba a sólo unos pocos centímetros del teclado.

Con esfuerzo escribí una nota: ¿Te gustaría visitar Australia?.

El resto es historia del Grupo 11:11.

 

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez


El Grupo del Progreso 11:11 ©

Toujours au Service de Michael.
Siempre al Servicio de Miguel.

Espías Celestiales - 2.

(Desde el escritorio de George Barnard.)

Sirviendo a la Humanidad.

Desde nuestra perspectiva humana, los 1,111 seres intermedios, sus 873 hermanos rehabilitados y los muchos seres intermedios que llegan desde otros sistemas estelares para asistirnos, son por mucho los más útiles de todos nuestros primos celestiales.

Aunque casi siempre nos referimos a ellos como ángeles, silenciosamente van hacia sus tareas sin hacer sonar sus trompetas y sin sacudir nuestros sistemas de creencias informando que ellos no son nuestros espíritus guardines - los seres intermedios-, y tampoco ángeles.

Por 37,000 años han servido a la humanidad, sólo divulgando con muy poca frecuencia sus verdaderas identidades, porque sus primos humanos primitivos y temerosos generalmente los han considerado como demonios.

Esta no es una buena recomendación, uno podría sugerir.

Mateo y Claire

De acuerdo con Maquiventa Melquisedek, el Intermedio Mateo (33:333 - identificado como 3:33) fue uno de los primeros intermedios "importados" que arribaron a nuestro planeta. Mateo nos ha estudiado desde hace mucho, conoció nuestra relación con un cierto grupo de intermedios locales desde el año 1962 o algo así.

Él solicitó estar con nosotros, mientras el Jefe Intermedio Bzutu (ABC-22) estuvo preparando la llegada de un pelotón completo de seres del tipo de Mateo quienes se iban a involucrar en las guerras de Afganistán y posteriormente de Irak.

En cierto momento, Sandy Montee y yo fuimos a Australia, a la costa norte de New South Wales. Fue un placer absoluto el tener la presencia de los intermedios "extranjeros" con nosotros, día tras día

No mucho tiempo después, su consorte de muchos milenios Claire (sin número conocido) se unió a nosotros y la pareja estuvo reunida nuevamente. Claire (como en "voz clara" y "chispa brillante") no estuvo por mucho tiempo. Comparada con los humanos ella fue utilizada en su planeta de origen y para su consternación, nosotros los urantianos somos terriblemente lentos, también como relativamente poco inteligentes.

La Zorra y el Gallinero

El Intermedio Mateo se aferró a nosotros. Sentado en el suelo con su traje pegado a su piel, con sus apenas 3 pies de altura (poco menos de 1 metro, nota del traductor) Mateo estuvo impaciente por nuestra relativa falta de acción, y el Príncipe Maquiventa pronto anunció que iba a necesitar a los intermedios "para dar una vuelta" de tiempo en tiempo.

En una ocasión, cuando estaba negociando la venta de mi vehículo y de una computadora a un amigo que me iba a pagar los miles de dólares de esta venta en una fecha posterior, el Intermedio quiso saber si yo estaba seguro de dejar al gato cuidando la pecera.

Esto me pareció un comentario original, pareciera la versión en su planeta de nuestra "zorra cuidando el gallinero". Mateo se estaba aclimatizando, y usando nuestro lenguaje inglés - las versiones marsupiales y del águila calva, ambas. (‘marsupial’, significa australiana y ‘águila calva’, norteamericana, nota del traductor)

Mateo manejó esto realmente bien y a finales del 2001 se trasladó con nosotros a North Idaho. (EUA)

El Padre Dennis.

Ocasionalmente yo podría reenviar una transmisión a una lista a la que me suscribí -otra lista diferente a las listas del Progreso 11:11. Casi todos los suscriptores a esa lista desconocían mi trabajo, pero unos pocos comenzaron a buscarme.

Algunos fueron realmente groseros, pretendiendo decirme a la distancia que yo nunca había conocido a los Intermedios, que no podía haber escuchado a ninguno y menos el haberlos visto. Que esto no pudo haber sucedido, comentó un compañero y encontró todo tipo de detalles es su Libro de Urantia donde indicaba que no era posible saber de lo que yo estaba hablando.

Otro chico comentó que si yo tuve contacto, pudiera "lógicamente" no hablar de esto. La lógica de este comentario nunca fue explicado.

El más expresivo de ellos le he llamado "Padre Dennis" El Padre Dennis quiso esperar a yo pusiera algo en esa lista, y entonces, cada vez, su denuncia iba seguida de un sermón. Los predicadores fundamentalistas cristianos podrían apropiarse orgullosamente de alguno de esos sermones.

Fuego del Infierno y Peñascos.

Sandy Montee y yo estuvimos discutiendo acerca de la espiritualidad de los Indios Norteamericanos y tratando en vano de comparar algunas de sus creencias con el Cristianismo. Ella mencionó la fe de los Bautistas del Sur la cual yo desconocía totalmente.

El Intermedio Mateo estuvo escuchando también, y quizá aprendiendo algo.

¡Fuego del Infierno y Peñascos! Sandy me dijo. Hay muchas formas en el cual puedes acercarte al infierno y muchos lo hacen. ¡Todos somos pecadores!. ¡Incluso los bebés recién nacidos son pecadores!

"¡Padre Dennis!" dijo el Intermedio Mateo. Y entonces él me comentó muchas otras cosas. Mateo había hecho su investigación.

Nada Original.

La mañana siguiente, mientras revisaba mi correo electrónico, uno de los primeros mensajes venía del Padre Dennis que envió a esa lista. Una vez más le dijo a todos, "los tontos amigos de Barnard" que no hubo Intermedios rehabilitados en Urantia, y que no había Ayudantes Intermedios adicionales que llegaran de otros sistemas estelares.

Fue seguido esto de su usual y colorido sermón.

Yo le respondí a él que el "importado" Intermedio Mateo me había informado que él, -el Padre Dennis-, era una persona mayor, un Bautista del Sur y un músico desde hacía muchos años en una pequeña banda. En todo ese tiempo ellos sólo había tocado música compuesta por otros. Nunca hubo el menor esfuerzo por ninguno de ellos por componer una canción original.

Algo pudo haber surgido en la mente o el cerebro de ese chico entrado en años. Unas pocas neuronas cerebrales extraviadas podrían haberse frotado juntas y haber provocado una pequeña chispa, dejándole saber que este compañero Barnard en verdad tuvo contacto con los 1,111.

Pero del Padre Dennis nunca se volvió a escuchar.

 

Traducido por Miguel Ángel Duran-Lopez

 

El Grupo del Progreso 11:11 ©

Que el Amor prevalezca en la Tierra.