#297 Él Vino a Liberar a los Hombres y las Mujeres.

Él Vino a Liberar a los Hombres y las Mujeres.
Un Ajustador del Pensamiento Habla—297—17 de mayo del 2004.

Querido mío analicemos el Agradecimiento. El Agradecimiento abre las puertas a la abundancia—una abundancia de paz interior y un sentimiento profundo de alegría. Aunque el Creador Eterno ocasiona que el sol brille y la lluvia caiga sobre el justo y el injusto, es una verdad que el infeliz y el desagradecido permanece insatisfecho por un profundo deseo, el cual no ha sido complacido.

Porque ellos no se toman el tiempo para ver en su interior, se olvidan y mas que todo ni saben que el mejor momento que ellos tendrán, es estar Conmigo, el Dios de sus Seres.

Tú sabes muy bien que Yo no prometo una vida fácil, pero la vida se vuelve mas alegre y de utilidad una vez que hayas encontrado la frase proverbial de la vasija de oro al final del arco iris.

Seamos sinceros acerca de esto; todos tienen ese anhelo dentro de ellos, una inquietud, un deseo de encontrar ese pozo de Agua Viviente que quita la sed. Este es el secreto eterno, eso es lo que andan buscando, y de eso es lo que beben durante sus diarias renovaciones del espíritu cuando van a sus interiores a pasar tiempo Conmigo.

Todos ustedes son embriones tan diminutos sobre el planeta, con ningún pensamiento para el Creador Quien hace que todas las cosas ocurran. Él, Quien ocasiona las estaciones, Quien hace que los árboles florezcan y den frutas en sus temporadas, y hace que los hace adormecer durante el largo reposo durante el invierno para que puedan regenerar sus raíces.

Aun así, la humanidad en su búsqueda por Mí, en vez de mirar hacia su interior, ha causado y elaborado un sistema de hacer y no hacer para poder surgir, el cual está sobrecargado de ceremonias y diversas supersticiones, mientras su fé y confianza han sido puestas en las manos del clero.

Verdaderamente, ha llegado el tiempo para que toda la humanidad sea liberada de la esclavitud de todas esas supersticiones y aprenda a caminar individualmente con el Dios de sus seres, el cual es un Fragmento del Creador Eterno.

Esa fue una de las razones por la cual tu Maestro Jesús vino. Él vino a liberar a los hombres y mujeres y permitirles que sus espíritus vuelen ante el Trono de Dios por el agradecimiento y gratitud de la magnificencia de la vida misma y aprender y honorar esta vida en cada uno de los otros hermanos y hermanas bajo un Creador.

La otra razón fue para completar Su propio entrenamiento de un Maestro-Hijo, para obtener por medio de la experiencia Su Soberanía sobre el Universo que había sido creado junto con Su Cónyuge, la Madre Espiritual.

Traducido por Loyda Mira.

© Grupo de Progreso 11:11.
Has encendido una Luz y es Luz se convertirá en un Fuego Deslumbrante.