Una Vida Excepcional

Alabama, USA, 14 de Octubre, 2010.
Mestro Desconocido.
Tema: “Una Vida Excepcional”

Recibido por Oscar.

Maestro: “Lo que es 'excepcional' a los ojos de los hombres no es igual a los ojos del Padre. Al hablar de una vida excepcional realmente te estás refiriendo al prestigio entre los hombres, a la riqueza material y a la fama. Una vida excepcional para el Padre es una vida consagrada a hacer su voluntad lo cual hace que la criatura alcance la expresión mas elevada del ser y se acerque mas a la perfección. Eso es realmente excepcional.

“Al hablar de una vida normal, cuida de que no te estés refiriendo a una vida mediocre, una vida en la que voluntariamente decides no hacer el esfuerzo por ser mejor, pues esto claramente no es lo que el Creador espera de ti.

“Lo que debes hacer es esforzarte por conocer la voluntad del Padre y esforzarte por ser como El. Déjate guiar por la verdad, la belleza y la bondad. Cuando sientas el deseo de hacer algo, examina cual es la motivación, que es lo que esperas obtener. Las cosas del mundo son claramente muy distintas a las cosas del espíritu. ¿Deseas emprender una nueva actividad con el fin de acercarte mas al Padre, ser mejor y ayudar a tus semejantes? ¿O solamente persigues una recompensa material?

“Ten en cuenta que el éxito material no es un indicador de la validez de tu tarea. Puedes dedicarte a miles de actividades que son perjudiciales para ti y para tus hermanos y aún así lograr una gran riqueza material. Muchos lo hacen diariamente. Igualmente puedes comenzar una tarea con las mejores intenciones y las cosas no resulten como tu esperabas o seas incomprendido. Esto indica una falta de armonía con la voluntad del Padre.

“Es en verdad complicado desde tu punto de vista saber si haces lo correcto. Esto es parte del entrenamiento, de tu experiencia en la vida. Eres un Agodontero, eres de los que creen sin ver, pero al no ver puede que te equivoques. El Padre infaliblemente mirará tus intenciones y la pureza de tu corazón, no tus resultados. Mantén un corazón limpio e intenta alinear tu voluntad a la voluntad de Dios y el éxito está garantizado, aunque tal vez sea en los mundos venideros.

“Una vida consagrada a la voluntad del Padre no es una vida sin riesgos, sin sufrimiento o sin errores. Es simplemente una vida dedicada a aprender a conocer mejor a Aquel en el cual todos tenemos nuestro origen y nuestro destino. Este espíritu de exploración y aventura, acompañado de una fe viviente y una confianza suprema en el Padre es lo que te dará la paz para afrontar las decepciones de la vida y la gratitud por las victorias de tu espíritu”.

© Grupo de Progreso 11:11. 
Has encendido una Luz y esa Luz se convertirá 
en un Fuego Deslumbrante—ABC-22.