Un Hombre del Mundo

Alabama, USA, 27 de Octubre, 2010.
Maestro Desconocido.
Tema: “Un Hombre del Mundo”

Recibido por Oscar.

Maestro: “Es cierto que la vida de los sacerdotes en varias religiones es mucho mas simple que la del resto de la humanidad. La mayoría no tienen familia y son apoyados por una organización que vela por sus necesidades materiales. El hombre común debe trabajar para vivir y debe además experimentar la dualidad de servir a dos amos con mayor intensidad. Sin embargo, aquel cuya vida fue el origen de la religión cristiana, ¿no fue un hombre del mundo? ¿No tuvo que trabajar, levantar una familia y satisfacer sus necesidades materiales mientras vivía una vida completamente consagrada a hacer la voluntad del Padre, una vida como hasta hoy no ha sido igualada en este mundo?

“El Padre comprende que debas atender a tus necesidades y a las de tu familia, incluso tu comunidad y tu mundo. El no te pide una contemplación en exceso o una abstracción completa de la realidad. El espera que aprendas a satisfacer tus necesidades espirituales mientras atiendes a tus necesidades materiales.

“El vivir la voluntad del Padre no es un concepto difícil de comprender. No tienes que realizar grandes estudios para intentar esta manera de vivir. Dentro de nosotros ya tenemos la orientación necesaria para ir aprendiendo poco a poco que es lo bueno, para ir descubriendo los verdaderos atributos de la verdad, la belleza y la bondad, y para intentar ser cada vez mejores, estar cada vez mas cerca de la perfección del ser. Eso lo puedes hacer en cada momento del día, en cada decisión que tomes, con cada palabra de dirijas a tus semejantes, en la manera como escoges pasar tu tiempo.

“La dificultad en vivir una vida consagrada a la voluntad del Padre depende exclusivamente de las decisiones del individuo. No es lo mismo decir que vas a hacer la voluntad del Padre cuando estás cómodamente recostado en tu cama, que cuando estás agotado por las tribulaciones de la vida, herido por las malentendidos con tus semejantes o asustado por las incertidumbres del futuro. Es en esos momentos que una fe verdadera e inteligente te ayudará a decidir lo que ya sabes que es lo mejor. Cultiva esta fe a través de la práctica silencio al sentarte en la presencia de Dios por unos instantes cada día y escuchar”.

© Grupo de Progreso 11:11. 
Has encendido una Luz y esa Luz se convertirá 
en un Fuego Deslumbrante—ABC-22.